Archivo de la etiqueta: telesur

Telesur no ha renunciado a su deber de informar lo que ocurre en Honduras

Los golpistas en Honduras han cometido una nueva fechoría. La expulsión de los equipos periodísticos de Telesur y Venezolana de Televisión corroboran la actitud represiva de quienes se adueñaron a la fuerza del poder en ese país centroamericano.

Andrés Izarra, el presidente de Telesur, acaba de anunciar en una conferencia de prensa en Managua, Nicaragua, que el canal internacional buscará nuevas fórmulas para continuar informando la verdad de lo que acontece en suelo hondureño.

Izarra acudió a recibir a las periodistas Adriana Sívori y Madelein García y al resto del equipo de la emisora multinacional, quienes luego de ser expulsados por los usurpadores, llegaron a Nicaragua por la frontera terreste, y durante el trayecto tuvieron que recibir la custodia de organizaciones de derechos humanos y de las embajadas de Venezuela y Nicaragua, ante la amenaza de sus secuestradores.

Pero Telesur no dejará de decir lo que acontece en Honduras. Izarra fue muy preciso al afirmar que los equipos siguen funcionando, pero bajo un nuevo plan de seguridad, que permita la cobertura precisa y cercana al Golpe de Estado. Así que ya saben los golpistas, aunque pretendan ocultar la verdad, aquello de que “siempre hay un ojo que te ve”, tendrá más vigencia que nunca.

El presidente de Telesur aprovechó el encuentro de sus corresponsales con la prensa en Managua, para denunciar la forma en que fueron detenidas, pues “se presentaron militares fuertemente armados, llevando pasamontañas, amenazaron a periodistas y al personal técnico” y enseñó fotos publicadas por agencias de prensa que ofrecen testimonio de la intimidación a la que fueron sometidos los profesionales.

Dijo que se llevaron secuestrados al equipo, y no tenían respaldo legal ni fundamentación jurídica, pero gracias a la intermediación de la cancillería de Venezuela y el Secretario de la OEA, el equipo fue liberado, pero continuó siendo vigilado por efectivos policiales, integrantes de un denominado Grupo Cobra, que actúa bajo las órdenes del gobierno de facto.

“No pudieron salir más hotel, el 12 de julio, mermó la posibilidad del ejercicio periodístico, por lo que ante esos hechos, Telesur decidió resguardar la seguridad del personal del equipo de trabajo y después de ser expulsados, planificamos la salida por tierra de nuestros compañeros”, aseguró Izarra.

Adriana Sívori, por su parte, dijo que luego de haber sido detenida en los primeros días del golpe, continuaron sobre ella y sus colegas la represión, el acosamiento y la persecución.

“Estábamos amenazados, cerraron el hotel, viajamos custodiados por organismos de los derechos humanos. En Honduras hay un cerco mediático por parte del gobierno de facto, pues persiguen a los periodistas, algunos medios han sido cerrados, hay periodistas detenidos, y algunos no se sabe donde están”, denunció.

Por su parte, Madelein García, expresó que lo que se vivió en Honduras es un golpe de Estado.  ¿Cómo llamar a un presidente que lo quitan de esa manera?, se preguntó y agregó que es un hostigamiento lo que sufrieron por parte del régimen. La situacion es dificil, hay violación de los derechos humanos, dijo.

Vamos a ver si ahora la camarilla de los golpistas sigue afirmando, en contubernio con ciertos medios de comunicación  aliados a ellos, que en Honduras hay libertad de expresión.

Lo que ha ocurrido con Telesur es un nuevo mentís a todas sus falacias.

Periodista de Telesur fue maltrata antes de ser liberada

El equipo de periodistas de Telesur, que había sido apresado por los militares golpistas hondureños, fue maltratado por sus secuestradores y trasladados a la dirección de inmigración donde le fueron retirados sus pasaportes.

Adriana Sívori, periodista del canal latinoamericano, denunció, minutos después de ser liberada, que fue llevada a punta de pistola y calificó como secuestro la acción, en la que también resultaron detenidos periodistas de la agencia de noticias AP.

“Fue un secuestro, la gente del Ejército nos llevó del hotel, nos empujaron, me golpearon, nos montaron en un vehículo a punta de fusil”, denunció la corresponsal de Telesur.

“Lo único que hicimos fue informar lo que está pasando en este país, y cualquier cosa que nos pase de ahora en adelante es responsabilidad del Ejército hondureño”, dijo Sívori mientras regresaba al hotel Marlo, ubicado a una cuadra del Palacio Presidencial hondureño, donde continúan las protestas del pueblo y la represión de los golpistas.

Detienen golpistas hondureños a equipo de Telesur

Adriana Sívori, corresponsal de la Televisora latinoamericana Telesur fue detenida por militares armados hondureños hace unos minutos, quienes le arrebataron su celular, que era el único medio de comunicación que tenía con la sede central de la televisora.

Telesur ha estado ofreciendo, en vivo, las imágenes de la represión de los golpistas contra los manifestantes, y se ha convertido en canal alternativo ante la represión de que han sido objeto los medios hondureños como canales de televisión y emisoras radiales.

Ha continuado el atropello a los medios de prensa.

“Nos llevan preso, nos están sacando a punta de armas”, acaba de narrar Adriana a Telesur.

“No sabemos adonde nos llevan, es un atropello”, dice y se escucha el tono de desconectado de su teléfono.

Están incomunicados, hay que denunciar el nuevo atropello. Quieren silenciar la masacre que se está cometiendo contra el pueblo hondureño.

Pasa esta información a otros y que siga la denuncia.

Canal 36 de Honduras está sometido a la bota militar

El golpe mediático es real, según lo acaba de denunciar el dueño de Canal 36, de Honduras, Amado López, quien a través de Telesur narró el atropello que han recibido los periodistas y trabajadores de ese medio de prensa de los militares golpistas, quienes tienen cerrado el edificio y el acceso a la televisora.

El director y propietario del Canal 36 de Honduras contó que  desde la mañana del domingo, a las 5:30 de la mañana, hombres armados ingresaron en las instalaciones del canal, ubicado a tres cuadras de la Casa presidencial.

Amado López dijo que los militares tomaron el canal por orden superior.

“Fuimos sometidos y obligados a suspender las transmisiones, obligaron a los  operadores a no encender los transmidores. La edificación está en poder de los militares”,  señaló.

“No podemos ejercer el periodismo libre, no nos dejan transmitir en Canal 36. Todavía hay militares armados, está cerrado el acceso al recinto. Otros canales están transmitiendo otra programación y a nosotros no nos han dejado trabajar”, agregó el propietario y director de noticias de la emisora.

Apuntó que no han podido sacar ni siquiera un cable de audio, no les han permitido sacar una cámara de TV. “Estamos en la clandestinidad, los militares tienen control de los distintos edificios, no nos dejan entrar, esos mismos militares que nos han sacado del aire, nos amenazan con sacarnos del país.

“No sé la infracción que hemos cometido, para que los militares se hayan adueñado del canal. El nuevo régimen está golpeando la prensa en el país. Muchos de los trabajadores del Canal están clandestinos, por temor a que los obliguen a salir del país.  Canal 36 está sometido a la bota militar”, agregó.

Debemos denunciar todos esta nueva agresión a la libertad de prensa en nuestro continente.

El Golpe en Honduras y los medios

Telesur acaba de darnos otra lección de Periodismo. Hace solo unos minutos, mientras la corresponsal de la Televisora multinacional en Tegucigalpa narraba las protestas que continúan generando las fuerzas populares que se oponen al Golpe de Estado en Honduras y veíamos imágenes de personas ubicando barricadas para impedir el paso de las fuerzas militares golpistas, en la otra mitad de la pantalla, Telesur nos mostraba lo  que transmitía en el mismo instante un canal hondureño: una novela donde dos hombres  se enfrentaban a los puños.

Los golpistas han seguido muy bien la receta. Desde los primeros momentos del zarpazo, interrumpieron los canales de Televisión, las emisoras de radio, e Internet, buscando silenciar lo que está ocurriendo en ese país centroamericano, y sin el menor recato han violado la libertad de expresión.

La población sigue en las calles de Honduras aunque los grandes medios no quieran admmitirlo. Ha sido este también un Golpe mediático, concertado, tanto que un canal como CNN, que se autoproclama objetivo, comenzó el domingo diciendo que había un golpe de Estado en Honduras y ya en horas de la noche, cambiaban de casaca y comenzaban a llamar a Zelaya ex presidente.

Se habrá visto mayor insulto. Son los medios manipulando, creando falsas opiniones. Pero ya ahora no tienen ellos el monopolio informativo. Las vías de información alternativas están desempeñando su papel, las redes sociales también están aportando mucha información. La denuncia debe continuar por todas las vías y todos los medios.

La constitucionalidad de Honduras y de los pueblos de Latinoamérica también están en juego.