Archivo de la etiqueta: redacciones

¿Clasificamos bien las informaciones en la web?

En las redacciones tradicionales de nuestros medios, salvo alguna que otra excepción,  los periodistas están ubicados en distintas áreas de trabajo.  Es común que encontremos los espacios separados en departamentos como Nacionales, Internacionales, Deportes y Cultura y dentro estos, la especialización por temática es la más recurrente, pues ha sido así durante mucho tiempo.

La llegada de la web y la organización de los flujos productivos para Internet, representan un nuevo escenario, al igual que la manera de interactuar entre los profesionales y el soporte hacia el cual destinarán su labor, que ha estado mediada constantemente por las formas de ofrecer cobertura a los acontecimientos noticiosos.

El nacimiento y desarrollo de las páginas web representó el traslado de rutinas y fórmulas probadas en los periódicos de papel hacia la red. Fíjense si es así que aun hoy, cuando se construyen páginas periodísticas, los botones de enlace intentan reproducir la organización tradicional con la cual hemos acostumbrado a los lectores desde el surgimiento de los periódicos impresos.

Y creo que seguirá siendo así por mucho tiempo, ya que no se puede violentar a la mente humana, precondicionada a realizar acciones aprehendidas de generación en generación.

Ante tal disyuntiva, hemos tenido, en los últimos tiempos, que pensar un poco más sobre este aspecto, y la forma en que se clasifican las informaciones en la web no ha estado ajena a la hora de idear, por ejemplo, el rediseño de un medio de prensa en Internet, si se pretende alcanzar una alta efectividad con la nueva propuesta, sobre todo tomando en cuenta que el público al que se está dirigiendo el mensaje, es mucho más amplio y diverso en su manera de pensar, que el que tradicionalmente teníamos en los periódicos diarios.

Por ello creo que no debe subestimarse el tema. Invito a reflexionar, por un momento, si debemos mantener estrictamente la clasificación por temas como hemos hecho hasta el momento.

Por ejemplo, en la mayoría de los medios en Internet encontramos, ya bien en la barra derecha, o a la izquierda o en botones debajo del cabezal o identificador, las temáticas por las cuales “navegar”. Así Internacional, Deportes, Cultura, Política, etc, sirven para ubicar y enlazar los contenidos de acuerdo con el tema en cuestión. Sin embargo, ante la amplitud de acontecimientos que generan noticias y la diversidad en las formas de su obtención, se viene dando algo así como una mezcla entre todos ellos, que más que aclarar tiende a confundir.

Respondamos algunas de estas preguntas y luego saquemos algunas conclusiones. ¿Dónde ubicar una información que se genera dentro de un país X, pero que su contenido noticioso nada tiene que ver con ese contexto? ¿La visita de un presidente de otro país a Cuba, dónde se pondría, en la sección Cuba o en Internacionales, o en Política? ¿Un recorrido de una personalidad cubana por el exterior va a Cuba o a Internacionales? ¿La asistencia de un primer ministro X  a un juego de baloncesto, en un campeonato del mundo fuera de su país, debe ubicarse en Deportes? ¿Cuando Shakira cantó en la clausura de la Copa del Mundo de fútbol Alemania 2006, era una información deportiva o para las culturales? ¿La celebración de un aniversario de la independencia de un país, dentro de una institución, por ejemplo, cubana, donde se ubicaría? ¿Y la caída del precio del petróleo, solo es un acontecimiento estrictamente ecónomico, o también lo roza la política, las relaciones internacionales, etc?

Por supuesto que existen especialistas en bibliotecología, que estudian este tipo de problemática y tendrán respuestas para estas interrogantes, pero sé, también, que la vida pone trampas a cada paso y para ellos debemos buscar todos las soluciones posibles.

Clasificar las informaciones en Internet va más allá de su ubicación física o virtual en un espacio predeterminado o un botón establecido, pues forma parte de la manera en que hacemos más orgánico nuestro sitio web, lo que se traduce en mayor calidad en el trabajo.

Son algunas ideas que me gustaría debatir. Espero otras consideraciones.

Debemos repensar los roles en nuestras redacciones

Como anuncié el lunes al comentar una opinión de un lector de mi blog, llevo varios días perdido de este entorno virtual, y les debía una explicación a todos sobre la ausencia.

Andaba, o para decirlo mejor, todavía estoy tratando de terminar la Tesis de Maestría, pues el tiempo se acaba y no me quedan muchas oportunidades.

Bueno, de la tesis les contaré otro día, para que me ofrezcan sus opiniones. Hoy quiero acercarme a un tema al que le debemos un análisis.

¿Cómo podemos utilizar mejor nuestros recursos profesionales en función de la web? Los medios de prensa debíamos ser ejemplos de hacer mucho con pocos.

La capacidad de los profesionales del Periodismo y de otros que conviven en nuestros espacios, debía utilizarse mucho mejor en función de los retos que Internet nos viene poniendo día a día.

Ya he hablado de la necesidad de repensar los roles en nuestras redacciones, ajustándolos a una realidad cada vez más cambiante, pero no creo que exista mucha percepción de cuánto nos falta por lograr.

Y digo esto porque uno aprecia un apego extremo a las fórmulas tradicionales de trabajo y cuando hablo con otros colegas, o intercambio con algunos directivos, no veo la voluntad de hacer modificaciones que revolucionen conceptos de antaño.

He sido defensor de replantearnos, entre todos, las competencias profesionales que necesitan quienes trabajan para y con Internet, como nos ha enseñado nuestra estimada colega Milena Recio.

No podemos seguir pensando en el periodista, por ejemplo, que solo dedique su tiempo de trabajo a re-empaquetar lo que las agencias de noticias nos colocan en la agenda. Primero, porque las agencias nos ponen, o mejor dicho, nos imponen en muchos casos, sus agendas bien pensadas, para en la mayoría de los casos, decirnos lo que debe o no debe ser noticia y punto. Pero además, y aquí invito a los especialistas en posicionamiento a que ofrezcan sus opiniones, sabemos que a veces en nuestras web se da una sobresaturación por repetición del mismo contenido y para colmo, casi igual, con títulos poco trabajados o similares, noticias casi sin modificación y con la ausencia, ese mal común que no hemos logrado desterrar, de un hipertexto mínimo dentro del trabajo periodístico, para no hablar de elementos multimediales o interactivos.

Después de algunos años de experiencia, creo que el profesional de la Web debe estar más inmerso en el mundo del hipertexto, generando ideas desde y para la interactividad, siendo partícipe de los conceptos que van moviendo las cuerdas de Internet. ¿Cuántos servicios de valor agregado puede ofrecer un periodista conocedor de las interioridades de Internet?  ¿Cómo superar el simple trabajo de edición formal que apreciamos en nuestras redacciones? ¿Y la interactividad, le interesa como una herramienta imprescindible en la comunicación con su lector? ¿Acaso responder juicios sobre su trabajo, no debe convertirse en una rutina y un goce personal?

Y fíjense que no hablo solo de los periodistas que hasta el momento laboran en las Redacciones Digitales que todos hemos creado. Voy más allá, estoy pensando en toda la amplia masa de profesionales que trabajan en cualquiera de los soportes. ¿Conocen Twitter, Facebook, MySpace, esas redes sociales que andan revolucionando la web?

Internet, para muchos, sigue siendo lo secundario. Como líder indiscutible, en los periódicos, todavía está la edición impresa. ¿Los años no están diciendo que esa dinámica puede y de hecho está cambiando?

Creo que estamos a tiempo de reflexionar, desde los medios, desde la academia y desde cualquier otra institución que se sienta comprometida; de profundizar en las formas y maneras de hacer que nos está pidiendo el ciberperiodismo.

No sé si el asunto anda por la formación de profesionales más apegados a las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, no sé si en los medios debemos rearticular nuestras estructuras internas y modificar viejas rutinas, que siempre andan acompañadas de fórmulas antiguas o en desuso, no sé si es hora de volar en pedazos las recetas heredadas de tiempos que nada tienen que ver con esta era de la Información o del Conocimiento, como gusta a los teóricos clasificar la vida.

Si creo que si no tomamos al “toro por los cuernos” en este asunto sobre los roles que necesitamos, para tener mejores productos comunicativos de cara a la web, estaremos desperdiciando la oportunidad de ponernos a tono con lo que en el mundo se está haciendo en esta materia.

Invito, como siempre, a ofrecer otras aristas.

En nuestras redacciones digitales ¿Son todos los que están, están todos los que son?

Al parafrasear el dicho, trato de acercarme hoy a un tema que sigue siendo objeto de debate, y puedo atestiguar que no solo las discusiones se mueven en los círculos académicos, sino que en algunos medios de comunicación, comienzan a hacerse la misma pregunta.

La llegada de los medios cubanos a Internet, significó la posibilidad de encontrarnos con nuevas posibilidades para hacer el Periodismo, pero en verdad, poco sabíamos de ese mundo que se nos venía encima. El conocimiento sobre la red de redes era escaso, por lo tanto, cómo organizar un proceso que hiciera funcionar algo totalmente desconocido, no andaba entre las prioridades de la agenda de quienes tenían que asumir tan alto reto.

Fue así que nacieron nuestras páginas web, y solo en el proceso de construcción de cada proyecto, surgieron ideas, conceptos, aspiraciones desde la práctica, sin un basamento conceptual o teórico sobre el fenómeno que nacía.

¿Quiénes se hicieron cargo de nuestras redacciones en un inicio? En muchos casos, personas con mínimos conocimientos sobre la computación, algunos “diseñadores del papel” (es decir, que lo hacían para el periódico impreso, pero no en computadoras, sino en hojas de diseño, con cartabón y lápiz en la mano) y otros profesionales que tuvieron como “tarea” hacerse cargo de tales propósitos.

Ha pasado el tiempo y no resulta ocioso preguntarse ¿cómo anda eso hoy en nuestro entorno? En los últimos años, el panorama ha cambiado, pero todavía nos queda mucho camino por andar. Los cursos de superación que ha propiciado una organización como la Unión de Periodistas de Cuba, han contribuido a la alfabetización digital, por llamarla de alguna manera, de todos aquellos vinculados a la actualización de contenidos para la web, al propiciar información y el intercambio de experiencias sobre el particular, en la búsqueda de posibilidades para este mundo de las nuevas tecnologías y los retos que aparecen a diario.

Hoy, en la mayoría de las redacciones digitales, donde las hay, tienen reproducidas las estructuras y roles de los medios tradicionales, con adaptaciones mínimas a las nuevas circunstancias.

Así, uno se encuentra que existen Editores (de contenidos, aclaro), webmaster (variante de formatistas de prensa de los medios impresos), periodistas, editores, a veces correctores de estilo y algún jefe al frente del equipo creado, cuando las condiciones lo permiten.

¿Esa es la composición que necesitamos para multiplicar los mensajes en Internet? ¿Responden esas estructuras a las concepciones modernas para el trabajo hacia la web? ¿No debemos adecuar nuestros entornos laborales a los tiempos que corren? ¿Cómo entender que no se sobrepase la tradicional fórmula aplicada a medios distintos y con otras dinámicas de trabajo? ¿Es la nueva redacción, integrada, nuestro futuro? ¿Necesitamos otras funciones dentro de los espacios donde nos movemos?

A nuevos medios, nuevos roles. Si la hipertextualidad, la multimedialidad y la interactividad, como atributos intrínsecos a Internet deben estar como condiciones primarias para la web, las estructuras que pensemos deben pasar por la creación, preparación y calificación de los recursos humanos necesarios para ello.

Elaine Díaz, profesora de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad de La Habana, y que ha comentado algunos de los trabajos que he puesto en este espacio, intercambiaba ideas sobre algunos de los roles que debemos acabar de tomar en cuenta para nuestras redacciones.

¿Por qué no hemos pensado en incorporar a realizadores multimedia? ¿Es solo un problema de plantillas, o va más allá y llega a la conceptualización que nos debemos aún sobre todo este mundo? Y los analistas de información, y los editores de audio y video para realizar postcast, y los infógrafos, y los diseñadores, especialistas en arquitectura web, programadores, y camarógrafos, y buscadores de información on line, y los ciberperiodistas, ¿no los necesitamos?

Pensar en la web no es solo generar contenidos actualizados, producir herramientas para el trabajo on line, o dominar las últimas novedades de ese mundo fascinante. Pasa, a mi juicio y primordialmente, por cómo pensamos, desde adentro, cada paso que daremos mañana.

Mucha lluvia en La Habana

Inundación en calle de La Habana

Hace más de cuatro horas que llueve en La Habana. Este jueves el cielo está encapotado, fuertes ráfagas de viento sacuden los árboles y tumban ramas, las calles se llenan poco a poco de agua, que no encuentra, en algunos sitios, por donde evacuarse; el transporte comienza a detenerse ante las inundaciones en las principales arterias de la ciudad.

Un problema mayor, que no ha tenido solución todavía. No ha empezado aún la temporada ciclónica, pero este aguacero de jueves parecer ser el preludio. Estoy parado ahora mismo frente a la salida del edificio donde laboro y parece un día de ciclón este que estamos viviendo. Truenos y rayos anuncian un temporal, que no tiene para cuando acabar.

Meteorología de Cuba pronosticó para hoy que amanecería “parcialmente nublado en gran parte del país principalmente en la costa norte occidental y en el extremo oriental. Al final de la mañana estará nublado en el occidente y después del mediodía en el resto del país, con numerosos chubascos y tormentas eléctricas que pueden ser fuertes en algunas localidades, principalmente en la región occidental”.

Y se cumplió el pronóstico. Son las tres de la tarde en la capital del país, y no ha dejado de llover.

Busqué entonces en los medios de prensa cubanos en Internet radicados  en La Habana, a ver si encontraba alguna foto del torrente aguacero que está cayendo, para acompañar esta breve nota y ¡Sorpresa!, ninguno menciona una palabra. Mucho menos tienen una imagen de lo que está ocurriendo ahora mismo en la ciudad capital.

¿Acaso no es noticia que en la capital de Cuba, llueva por más de cuatro horas, sus calles se inunden, haya ramas caídas por el impacto del viento, y la circulación de vehículos se encuentre limitada? ¿No pueden derivarse de estas aguas, otras complejidades en sectores sensibles para la ciudadanía como la vivienda, que merecen ser comentados?

Uno de los lectores del blog agregaba  a la nota que escribí sobre el uso del lenguaje y los equipos en la Serie Nacional de Béisbol que  “La prensa solo debe reflejar la realidad de la vida y la cotidianidad, tal como es, y dejar que sean los propios lectores quienes la reproduzcan y recreen”.

Como decía Elaine en su comentario a una de mis notas, estoy tratando de acercarme al Periodismo que hacemos, en el día a día, a partir de la cotidianidad.

Por lo pronto, les dejo algunas imágenes de cómo la lluvia cayó sobre mi Habana.

Lluvia en La Habana

Lluvia en La Habana

Autos transitan por una calle inundada

Vehículo atascado debido a las lluvias