Archivo de la etiqueta: redaccion

Un propósito pendiente

En el actual contexto, los medios cubanos insertados en Internet deben comenzar a preparar a su personal -desde redactores y reporteros, personal técnico, hasta jefes de departamentos y directivos principales – a ser competentes en la producción y generación de contenidos para las nuevas plataformas comunicativas, a la vez que se sienten las bases para una futura redacción multimedia, en la que se hará efectiva la convergencia de las diferentes operaciones.

Así dice más o menos uno de los enunciados de mi Tesis de Maestría, cuando se aborda la necesidad de contar con la fuerza de trabajo calificada para emprender los nuevos caminos que nos está trazando Internet.

Pero para ello será preciso que se desarrolle y afiance el trabajo en equipo, y se hará necesario pensar no solo en la convergencia tecnológica, sino cultual.  No podrá obviarse, como un componente esencial para cualquier decisión, aumentar la capacitación, formación y desarrollo de los recursos humanos, así como tomar en cuenta las particularidades de los medios, pues la especificidad impide aplicar una única fórmula maestra para todas las redacciones.

Sin embargo, debemos saber que la reconversión al ámbito multimedia y digital es más que problemático, por todos los cambios estructurales y mentales que lo acompañan.

Hay que entender que la convergencia por la que abogan muchos de los especialistas,- en Cuba comienza a observarse una corriente positiva en ese sentido, y algunas experiencias internacionales parecen colaborar en la comprensión del asunto- va más allá de la unión física de los profesionales que tienen la responsabilidad del trabajo en la web.

Tendrá que ser, por un lado, técnica y tecnológica, que permita compartir recursos de información entre las diferentes redacciones. Algunos medios cubanos están apostando a sus Intranet, que permita integrar los recursos informativos, compartirlos y extenderlos, con el objetivo de que todos los actores de la redacción puedan tener acceso al recurso informativo y también a las previsiones, y por lo tanto coordinarse mejor y de forma más eficiente el trabajo.

Paralelamente, hay que pensar en el fenómeno de la convergencia cultural, puesto que no solo se trata de desarrollar contenidos para un único medio periodístico, ni de tener las mejores herramientas a nuestro alcance, sino que los profesionales deben apropiarse de las rutinas productivas e ideologías profesionales intrínsecas a la nueva realidad.

Se debe trabajar para un medio de comunicación que distribuye contenidos informativos a través de diferentes plataformas.

Y no menos importante, está el principal recurso para la consecución de estos objetivos: el periodista. A la hora de hablar de la convergencia de redacciones, no puede obviarse esta figura, aunque se tienda a pensar que el periodista que desarrolle su trabajo en este entorno será una suerte de ‘hombre o mujer orquesta’ encargado de hacer todos y cada uno de los roles que se integran en la redacción.

No hay mucho consenso en cuanto a lo que le corresponde hacer al periodista en los tiempos que corren, por eso tendremos que seguir indagando en qué rol puede desempeñar en este entorno. Sin embargo, sí queda claro que las funciones tradicionales de los editores, redactores jefes y de los reporteros están cambiando.

Deben aprender a escribir y editar documentos, deben saber qué sonido y qué vídeo funciona mejor con una información, y deben estar familiarizados con los elementos que resultan atractivos en la red, no pueden seguir pensando en el cierre del impreso y olvidar la inmediatez noticiosa.

Son algunos apuntes que quería realizar antes de tomarme unos días de descanso. Quedan muchos propósitos pendientes, aquí he mencionado el que me parece más complejo de variar y que tiene que ver con una figura clave en cualquiera de las circunstancias: el periodista.

Como siempre, dejo abierta la puerta para sumar otras opiniones.

Comunicándonos

Ahora que acaba de comenzar la temporada ciclónica, Cuba ha desatado su Sistema de Defensa Civil y ha puesto en marcha medidas de orientación para enfrentar el paso por su territorio de algún ciclón tropical entre el primero de junio y el 30 noviembre, espacio en el que los meteorólogos sitúan la mayor posibilidad de afectación de los huracanes.

Hay que recordar que el país se prepara antes de que comience este período para resistir los embates de la naturaleza, que han ido creciendo con el paso del tiempo, según dicen algunos entendidos, debido a los cambios climáticos provocados por el propio hombre.

Quienes vivimos acá hemos apreciado el aumento de la frecuencia y de la intensidad de los tormentas que nos golpean.

El pasado año los desastres fueron inmensos; el paso de los huracanes Ike, Gustav y Paloma dejaron pérdidas de cerca de 10 mil millones de dólares, siete personas muertas, cientos de miles de casas destruidas, ciudadanos sin techo, que aun permanecen albergados, industrias paralizadas y con daños considerables, materias primas echadas a perder, en fin, un panorama de desolación invadió a casi todas las provincias cubanas.

Lo que se pronostica para el nuevo período, no es tampoco muy alentador. Los reportes de la prensa cubana indican que “la temporada debe ser normal o muy próxima al promedio, es decir, deben formarse en el área nueve o diez ciclones con nombre, y por lo menos uno podría impactar nuestro territorio”.

Ante este panorama, los medios de comunicación también deben pensar sus estrategias y el uso de las nuevas tecnologías no puede estar “fuera del juego”.

Y algunos podrán decirme, pero “si cuando viene un ciclón lo primero que escasea es la corriente y los teléfonos quedan incomunicados”. Por eso mismo, diría yo, hay que buscar alternativas para informar y pensar en otras posibilidades poco explotadas hasta hoy.

Descarto, claro está, la cobertura que los medios ofrecen, que se ha visto enriquecida en los últimos tiempos, por los blog, muchos de los cuales han servido de plataforma informativa para dar a conocer lo que ha sucedido antes, durante y después del paso de los huracanes.

Pero en concreto quiero comentar una experiencia aplicada en el periódico Juventud Rebelde el pasado año, utilizando una de las herramientas que brinda la web: el correo electrónico.

En la redacción del periódico pensaron en quienes, fuera de Cuba, estarían angustiados al conocer el desastre dejado por los tres meteoros y no tener forma de comunicación con sus familiares y amigos.

Así fue como nació la idea de poner en la versión web del periódico un servicio de comunicación con quienes desde el exterior quisieran conocer detalles de lo que había ocurrido con personas allegadas.

En cuatro días se recibieron cerca de mil mensajes y exceptuando unas pocas personas que no pudieron contactarse, debido a las propias condiciones dejadas por los huracanes, casi todos quienes solicitaron ayuda recibieron alguna información sobre sus familias y amistades, buscada por diversas vías y con el concurso de múltiples profesionales de la redacción del diario.

La temporada ciclónica está sobre nosotros, no sabemos ciertamente si los pronósticos que acaban de darnos son reservados, optimistas o pesimistas. Solo la vida nos dirá lo que vendrá, pero creo que prepararse para extender una experiencia como esta u otra que pueda surgir en momentos de tanta tensión, puede darle  al periodismo y a las herramientas que nos está poniendo la web en la mano, una nueva distinción como servicio público.

¿Hace falta una nueva redacción en nuestros medios de prensa?

La llegada de la era de Internet ha traído muchos cambios en la vida moderna y los medios de prensa no han podido estar al margen del desarrollo que las nuevas tecnologías han traído aparejado.

Dentro de ese contexto, los medios de prensa en Cuba, han ido perfilando su trabajo hacia las nuevas circunstancias que la vida impone y en muchos casos han tenido que adaptar sus rutinas productivas y las estructuras organizativas a la nueva situación creada.

Es así, que luego de la irrupción del primer medio cubano en la red de redes,  todos los periódicos, emisoras de radio, canales de televisión, revistas y otras publicaciones han creado su espacio en la web.

Sin embargo, ese proceso de creación de páginas periodísticas, no estuvo acompañado, y las circunstancias así lo obligaron, con la creación de estructuras que permitieran realizar la nueva labor sin los tropiezos lógicos que trae la adopción de nuevas formas de hacer.

Es así que cada medio fue creando sus pequeños equipos de trabajo para la actualización de los contenidos en la web, pero nacieron esas estructuras a la medida de cada cual y con lo que contaban en esos momentos, con el objetivo inicial de publicar en la gran telaraña mundial la realidad de Cuba.

A la vuelta de estos años, la mayoría de las páginas web de los medios de prensa cubano se han abierto camino y ocupan, cada cual con su relavancia,  espacios en los  buscadores y crecen las visitas de los internautas a los contenidos que se generan desde aquí.

Sin embargo, y es el objetivo de esta primera nota, no se ha estudiado muy a fondo qué se necesita en los medios para lograr una mayor eficiencia en el trabajo periodístico para internet y ello pasa irremediablemente por cómo se organizan las redacciones en estos nuevos contextos

La respuesta a la pregunta que realizo en el título parece no estar clara todavía en los principales medios de prensa en Cuba.

Por eso invito a utilizar este espacio para debatir ideas, opiniones, sugerencias sobre cómo podemos organizar mejor las estructuras de trabajo de nuestros medios

¿Creen los estudiosos del tema que debemos tener en nuestros medios redacciones separadas o una sola?

Los invito a comentar aquí sus opiniones.