Archivo de la etiqueta: radio

El seguimiento noticioso en Internet

Podemos estar seguros que no hay una vía con mejores posibilidades para ofrecer seguimiento noticioso, que Internet.

Repasemos los llamados medios tradicionales, examinemos sus comportamientos y rutinas y evaluemos sus desempeños históricos y llegaremos a la conclusión que en la web, el tan socorrido seguimiento puede lograr la efectividad que casi nunca se logra en el resto de los espacios a los que nos acostumbramos durante muchos años.

Y podrá parecer una verdad de perogrullo esto que comento, pero un vistazo a las posibilidades, escenarios y rutinas que nos abre la llamada red de redes, a lo que se suma el desarrollo de la tecnología asociada a ella, indica que todo está puesto ahí para que los profesionales de los medios cumplamos con esa máxima, la cual, por cierto, al menos en nuestros contextos, se viola con bastante frecuencia, ya bien por la falta de previsión de quienes organizan la producción periodística desde sus inicios, así como por los responsables de dirigir el flujo y los procesos noticiosos en los diferentes espacios dedicados a ellos.

En la llamada prensa impresa, el proceso de continuidad noticiosa se da en períodos bastante largos, determinados por los horarios de cierre y las salidas de los periódicos, que siempre tendrán un intervalo bastante amplio entre un reporte y otro.

En la radio, que si bien es un medio presto para dar un seguimiento noticioso continuo, en no pocas ocasiones las noticias se “amarran” a determinados espacios especiales para ellas, como son los noticieros y también en no pocas ocasiones, ni siquiera quienes tienen la responsabilidad recuerdan que el seguimiento noticioso es casi una condicion intrínseca a ese medio.

En cuanto a la televisión, igualmente sucede que sus estructuras de información subordinan lo más importante a los noticieros fijados para horas específicas y si bien pueden dar seguimiento a las noticias, casi siempre lo hacen de una emisión a otra o de un día a otro, pues la complejidad de la producción, rara vez da espacio para la improvisación o “salirse” del guión.

En cambio, en Internet, no hay que esperar al otro día para ver la continuidad de la noticia en un periódico, ni hay que encender el radio o la televisión para escuchar la noticia en un noticiero u otro espacio informativo. No, en la web, podemos dar un seguimiento noticioso continuo si organizamos bien nuestros procesos de producción periodística, si quienes lo dirigen piensan en futuro y se quitan de encima los lastres de las rutinas afianzadas por los medios tradicionales, si se acaba de interiorizar que en estos espacios, las redacciones están abiertas las 24 horas del día, los siete días de la semana y los 365 días del año. Por eso, creo, que no hay mejor espacio para el seguimiento noticioso que Internet. Queda en nosotros poder aprovecharlo eficientemente.

En Internet, cada periodista, un editor

Reconozco que la afirmación del título va a ser muy discutida, sin embargo me arriesgo a comentar sobre ella. Y lo hago porque si bien en el nuevo contexto del Periodismo y las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, todavía se discute con bastante frecuencia cuáles son las funciones de los profesionales de los medios, no puede obviarse, por otra parte, la tamaña responsabilidad que adquieren quienes tienen bajo su responsabilidad la actualización de las web periodísticas.

No comparto la idea del periodista sabelotodo, pero no dejo de pensar en qué cualidades profesionales, éticas, técnicas, debe o debería tener quien labore en los medios  digitales.

Investigaciones desde las academias existen unas cuantas. Por un lado ponen al
periodista como el que debe saber de todo un poco,  por otro, definen a los profesionales como personas solamente “metidos” en el mundo digital. Es decir, las opiniones son muy diversas, en un campo bastante novedoso y que recibe el influjo constante de las nuevas características que aparecen a diario, aparejadas a los escenarios que van imponiendo esas tecnologías y los retos nacidos del desarrollo de la propia Internet.

Hemos hablado en otros post sobre cómo organizar las redacciones periodísticas, los flujos de trabajo, los soportes tecnológicos que deben dominar quienes en ellas trabajen, etc, sin embargo, poco hablamos de la rutina productiva asociado a ello.

Creo firmemente, y esta aseveración me puede costar una avalancha de opiniones contrarias, que para trabajar en las redacciones digitales o para Internet, como quiera llamárseles, debemos disponer de los profesionales más preparados y capacitados desde todos los puntos de vista.

Y lo afirmo consciente de que por ahí andan opiniones de subestimación a quienes tienen la responsabilidad de actualizar los contenidos de cara a la web. Sin embargo, mi aseveración se basa en la experiencia de estos años y en la posibilidad que ofrece un medio como este.

Por ejemplo, un periodista de la redacción tradicional de un medio que atiende deportes,  generalmente conoce muy bien y “está al tanto” de lo que ocurre en tal liga de fútbol, si es su especialidad, o si este pelotero o aquel está o no en buena forma. Lo mismo sucede con quienes aún mantienen en las estructuras organizativas de sus medios, la sectorialización. El de Cultura sabe generalmente mucho de la última actuación del artista que está “pegao” y en Internacionales, la última noticia sobre ese ámbito que sacudió al mundo.

Ok, hasta ahí todo bien, pero, ¿y el que trabaja para la web, que debe o no debe saber  sobre esos aspectos? Ahí nace, entonces, el dilema.

Desde mi punto de vista, debe saber de todo ello, si entendemos que las versiones web de los medios tradicionales, ya bien periódicos impresos, la radio y la televisión, van alcanzando cada vez más independencia de sus “parientes” en Internet.

Por eso, como digo en el título, la aspiración debe ser que para las redacciones
encargadas de dar soporte a las web periodísticas seleccionemos a nuestros mejores profesionales, que en potencia se convierten en sólidos editores, que si bien no son sabelotodos, como decía al principio, sí deben tener un sentido más abarcador del suceso periodístico, no pueden estar al margen de los acontecimientos noticiosos de la vida en todos sus órdenes, deben ser eficaces buscadores de cuanto está aconteciendo y está relacionado con el perfil editorial de su medio, en resumen, no pueden estar “detrás del palo”, desconociendo  una noticia porque no es su área de atención específica.

Tener en cuenta este asunto puede ser muy provechoso para lograr una efectividada mayor en los mensajes que transmitimos, no quedarnos rezagados a la hora de dar una noticia.

Eso depende mucho de los recursos humanos con que contemos y la preparación que logremos ofrecerles.

Los periodistas que trabajan de cara a la web tienen que ser Editores en potencia y ello no puede ser un sueño lejano. Estaremos garantizando una calidad mayor en nuestras propuestas diarias. En ese camino no deben obviarse tales aseveraciones. Ojalá y otros coincidan y por qué no discrepen de estas apreciaciones. Bienvenidas serán todas.

El Golpe en Honduras y los medios

Telesur acaba de darnos otra lección de Periodismo. Hace solo unos minutos, mientras la corresponsal de la Televisora multinacional en Tegucigalpa narraba las protestas que continúan generando las fuerzas populares que se oponen al Golpe de Estado en Honduras y veíamos imágenes de personas ubicando barricadas para impedir el paso de las fuerzas militares golpistas, en la otra mitad de la pantalla, Telesur nos mostraba lo  que transmitía en el mismo instante un canal hondureño: una novela donde dos hombres  se enfrentaban a los puños.

Los golpistas han seguido muy bien la receta. Desde los primeros momentos del zarpazo, interrumpieron los canales de Televisión, las emisoras de radio, e Internet, buscando silenciar lo que está ocurriendo en ese país centroamericano, y sin el menor recato han violado la libertad de expresión.

La población sigue en las calles de Honduras aunque los grandes medios no quieran admmitirlo. Ha sido este también un Golpe mediático, concertado, tanto que un canal como CNN, que se autoproclama objetivo, comenzó el domingo diciendo que había un golpe de Estado en Honduras y ya en horas de la noche, cambiaban de casaca y comenzaban a llamar a Zelaya ex presidente.

Se habrá visto mayor insulto. Son los medios manipulando, creando falsas opiniones. Pero ya ahora no tienen ellos el monopolio informativo. Las vías de información alternativas están desempeñando su papel, las redes sociales también están aportando mucha información. La denuncia debe continuar por todas las vías y todos los medios.

La constitucionalidad de Honduras y de los pueblos de Latinoamérica también están en juego.