Archivo de la etiqueta: prensa

Independencia relativa y adecuación oportuna

Como he manifestado en otros post, la relación que se ha ido estableciendo, dentro de algunos medios cubanos impresos, entre las llamadas redacciones tradicionales y las digitales, ha pasado de una subordinación de la segunda con relación a la primera, a una interconexión dialéctica, y del consabido volcado de materiales impresos a la web, se comienza a transitar, a la independencia relativa y la adecuación oportuna.

Sin embargo, hoy quiero comentar muy brevemente, cómo tenemos que vibrar, si de Periodismo en Internet se trata, al ritmo de los cambios, y abordar las transformaciones en las rutinas productivas y la organización del trabajo.

La habilitación de la posibilidad de ofrecer comentarios a los trabajos periodísticos en las páginas, ha hecho que el lector pueda participar como un actor más en el proceso de la comunicación, lo que lo convierte de un ente pasivo o un simple “observador”, como lo fue en otros momentos, en alguien que desempeña un papel activo, ofreciendo puntos de vista que apoyen, contradigan o amplíen la realización periodística profesional.

Siempre la tendencia fue publicar materiales en el papel y luego en la web, y en el transcurso de esos procesos las adecuaciones fueron en el material que se pone en Internet, nunca a la inversa. Las razones han sido varias, pero sobre todo, ha tenido mucho peso la realidad de que una vez aprobado y editado el periódico, no es posible corregirlo y no existe, salvo alguna rara excepción, la posibilidad de cambios, pues los costos de producción de las publicaciones son altos y detener la tirada de cualquiera de ellas solo puede hacerse ante imponderables de máxima urgencia, pues desde el momento mismo en que las máquinas rotativas comienzan a producirlo ya ese periódico está en la calle.

Ahora, y siempre digo “en ciertos lugares”, para no generalizar, en algunos medios, los materiales que se preparan para el impreso toman su rumbo hacia Internet una vez “aprobados”  y quienes tienen Sistemas de Gestión de Contenidos, demoran muy poco en publicarlos o “subirlos” hacia la web.

Es decir, comienza a hacerse común, al menos en Juventud Rebelde, que una vez que los materiales llegan a la web, no tienen “marcha atrás”, aunque luego, por decisiones editoriales o problemas de espacio u otras contingencias, esos mismos trabajos tengan que ser sustituidos en el papel y no se publiquen en ese soporte el día que estaba establecido. Sin embargo, sí se mantienen en la versión web y ya los periodistas comienzan a notar que escribir no puede ser exclusivo del llamado Medio Principal.

¿Qué ha sucedido? Pues que al poder comentarse los trabajos, los lectores encontraron otra vía para expresar sus valoraciones. Ya no son las llamadas telefónicas a la redacción o las cartas del correo ordinario, que casi nunca se sabe cúando llegarán, las que marcan las insatisfacciones, las alegrías o las preocupaciones.

Ahora es “en vivo y al momento”. Si el lector se percata de alguna irregularidad o error, o alguna duda surge y la hace explícita, el periodista, los editores y todos aquellos que tienen que ver con el proceso productivo, lo pueden conocer a escasas horas de haber sido publicado el trabajo en Internet.

Se ha dado el fenómeno entonces, a la inversa. Cuando el trabajo va a ser publicado en el soporte impreso, pueden enmendarse esos errores, o ampliarse cualquier aspecto de los sugeridos por los lectores. Las cosas han comenzado a mirarse al revés, o al derecho, como debe ser, según mi punto de vista.

¿Cuál es el principal y cuál es el secundario? Es la pregunta que empieza a rondarnos en la cabeza a muchos de los editores y que también debería ocupar y preocupar a los profesionales de la prensa, lo que traerá aparejado los cambios necesarios en las rutinas productivas y la organización del trabajo de los medios.

Es por ello que insisto en que el lento, tímido, pequeño pero sostenido e irreversible tránsito hacia la convergencia de redacciones nos van abriendo caminos, que nos ponen a pensar.

Tenemos que seguir intercambiando sobre temas como estos. Como siempre, la puerta a los comentarios y el debate queda abierta.

Con estos términos nos quieren engañar

Hoy quiero acercarme a ciertos términos que han venido acuñando algunos medios informativos, con los cuales van sembrando la semilla de la duda y pretenden engañarnos desde supuestas posiciones de objetividad.

Voy a tomar como ejemplo un despacho noticioso de la agencia de prensa Notimex, para explicarles lo que les propongo. Lo que aparece en cursivas y entre paréntesis son mis observaciones al análisis del discurso periodístico de este medio de prensa.

Santiago, 6 Jul (Notimex).- El canciller del gobierno de facto de Honduras, Enrique Ortez, culpó (fíjense como la acción parte de legitimar, al usar culpar, sin dejar margen a la duda. Culpar, según el diccionario, es imputación a alguien de una determinada acción como consecuencia de su conducta y la agencia utiliza la palabra luego de tomar las declaraciones de la fuente) hoy a manifestantes por la muerte de dos personas en choques (¿lo que sucedió en Honduras fue un choque entre dos grupos o, la agresión de las fuerzas policiales contra el pueblo? Represión hubiera sido una palabra más adecuada, pienso yo, porque es, además, lo que estamos viendo en los reportes de las televisoras que han podido transmitir sus informaciones) entre uniformados y partidarios del depuesto presidente Manuel Zelaya, ocurridos el domingo en Tegucigalpa.

Ortez aseguró a Radio Cooperativa de Chile, que ‘la policía no hizo ningún disparo, sino que entre los propios grupos antagónicos se fue un disparo’, por lo que ‘no hay ninguna responsabilidad’ de las fuerzas de seguridad (Realmente, aunque no está dentro del objetivo de lo que analizo, este párrafo lo único que provoca es indignación, soberbia, ganas de hacer y decir tantas cosas, pero no es bueno dejarse provocar).

El funcionario (aquí olvida la agencia que este hombre es un golpista y le da un rango que nadie le reconoce) reconoció que los enfrentamientos (vuelve con lo de los enfrentamientos, caramba, por qué utiliza ese término, que encubre y ofrece una connotación que no existe. Las armas las tienen los militares, quienes fueron al aeropuerto a recibir a su presidente, no tenían con que defenderse) de la policía y los manifestantes que llegaron ayer al Aeropuerto de Tegucigalpa a recibir al presidente constitucional del país, Manuel Zelaya, dejaron dos muertos y 10 heridos.

El canciller de Roberto Micheletti (oigan, aquí la agencia comienza a subir el listón, ya se olvidó que el supuesto canciller es del gobierno de facto y que Michelleti es el usurpador y da como hecho que ambos son lo que son y ya), que asumió como presidente (hubiera sido más certero decir que se robó la presidencia, que usurpó el poder, en fin, otro giro, ¿no creen?) tras la destitución (caballero, ¿Zelaya fue destituido? es verdad que el diccionario dice que destituir es separar a alguien del cargo que ejerce, pero lo que ocurrió con Zelaya fue más que una simple separación de su cargo, el presidente hondureño fue secuestrado, expulsado a la fuerza de su país y ahora han querido humillarlo al ni siquiera permitirle entrar a su nación) de Zelaya el pasado 28 de junio, aseguró que en Honduras rige una ‘absoluta’ libertad de prensa , en donde ‘hasta los periódicos que nos están atacando constantemente están hablando’. (De este enunciado del golpisa no vale la pena hablar, pues en mi blog he comentado la represión que han soportado los profesionales que han querido decirle al mundo la barbarie que ocurre en Honduras. Lo de la periodista de Telesur y lo del Canal 36 serían buenos ejemplos para recordar)

La Constitución está respetada, los niños están en la escuela, se respeta el tránsito, los vuelos internacionales. Aquí todo está en orden’, señaló a la emisora chilena. (Bueno, aquí lo que ha hecho la agencia es poner en boca del golpista sus declaraciones, pero vaya, en nombre de la objetividad, que tanto nos critican a los medios cubanos, podían haber contrapuesto aunque sea alguna otra visión diferente, a partir de lo que su corresponsal en Tegucigalpa estuviera viendo, como hemos estado observando muchos de nosotros por TeleSur. Ahora mismo un líder comunitario, en medios de las nuevas movilizaciones que se están realizando, reafirmó a esa televisora latinoamericana que todo en la capital hondureña está cerrado, no hay escuelas, los comercios no abrieron, en fin, es como si hubiera dos países dentro del mismo espacio, el que arman ciertos medios y el real, al que asistimos en vivo mediante la pantalla del televisor).

La víspera el Ejército de Honduras impidió, poniendo vehículos en la pista aérea, el aterrizaje de la aeronave que llevaba al depuesto (no sé ustedes, pero a mi la repetición de esa palabrita me sabe mal, porque a fin de cuentas, Zelaya es el presidente, ¿no?, ¿para que ponerle el calificativo depuesto?) presidente Manuel Zelaya al país, mientras miles de personas llegaron al lugar para hacerle un recibimiento masivo.

Zelaya fue depuesto y expulsado del país el 28 de junio pasado, en un golpe de Estado cívico (no estoy muy claro si se quiere esconder algo detrás de ese adjetivo) militar que ha sido condenado por la comunidad internacional y por el cual la Organización de Estados Americanos (OEA) suspendió a Honduras del foro interamericano.

Así concluye el reporte de Notimex. Y mientras redactaba este post, hice un alto para analizar con una colega de redacción, cómo encabezar un cintillo dentro de un especial para la web del periódico. Entre las propuestas aparecía una que decía ZELAYA VS MICHELETTI, el cual serviría como enlace hacia una página donde se agruparían los trabajos relacionados con los usurpadores, buscando proponer materiales periodísticos que desenmascaren a los que le han arrebatado la democracia a Honduras.

Podrá ser una sutileza mía, pero dejar el cintillo anterior era darle al presidente Zelaya y al usurpador Micheletti, el mismo lugar en esta historia,  y ya sabemos que no es así. El primero fue elegido por sus coterráneos, el segundo se robó el poder sin el menor recato. Zelaya está reconocido en todo el mundo como lo que es, el mandatario de los hondureños, al gorila mayor nadie le ha dicho ni siquiera que existe, donde él dice que está.

En fin, podrán muchos no compartir mi análisis, por eso invito a otras reflexiones, desde el respeto y la diversidad.

Caballero, ¡esto es el colmo!

La manipuladora CNN no tiene desperdicio por estos días. Bueno, podría ser un desperdicio la propia televisora, pero no viene al caso eso ahora. Realmente no tienen compostura en esa gran trasnacional de la mentira y el engaño.

Ya no les bastó cambiar su ropaje durante el mismo día del zarpazo y pasar de decir que había un Golpe de Estado a que lo que estaba sucediendo era una Sucesión forzosa. Vaya terminología la que se inventan.

Ahora andan utilizando otras tácticas para la subversión.

Veamos, para ellos Zelaya no es presidente, sino ex presidente, el usurpador Michelleti, presidente electo. La misma fórmula utilizada en Venezuela en el 2002. El mismo guión actualizado y con otros personajes, en el 2009. No les ha bastado que todo el continente, sus instituciones y la mayoría de los presidentes latinoamericanos hayan dicho que lo que está sucediendo en Honduras en un verdadero Golpe de Estado, ni que Obama o la Clinton se hayan desmarcado, afirmando que el único presidente legítimo es Zelaya.

En el colmo de una burda manipulación, mientras transmitía este lunes a media mañana el discurso del presidente hondureño Manuel Zelaya en la Asamblea General de las Naciones Unidas, dividía la pantalla y mostraba, en un cuadro superior y mayor, manifestaciones a las que acompañaba con un cintillo aludiendo a que los hondureños estaban rechazando a su presidente.

Pero, caballeros, ni una sola imagen, ni un solo comentario de la represión, ni siquiera un pequeñito pase a las marchas de los campesinos y los sectores populares, al atropello y a los militares  equipados con las armas largas. Nada de gases lacrimógenos. Es como si no existieran los heridos y los masacrados.  Sé que es como pedirle peras al olmo, como reza el refrán, pero estos “paladines de la libertad de prensa y la objetividad”, debían tener algún recato y no seguir prestándose a la burda maniobra de los sectores más reaccionarios del país centroamericano.

El golpe mediático no ha sido solo dentro de Honduras, los impostores han contado, como siempre, con la complicidad de los grandes medios. Pero el tiro les saldrá por la culata, como decimos acá en la Isla.

Debemos repensar los roles en nuestras redacciones

Como anuncié el lunes al comentar una opinión de un lector de mi blog, llevo varios días perdido de este entorno virtual, y les debía una explicación a todos sobre la ausencia.

Andaba, o para decirlo mejor, todavía estoy tratando de terminar la Tesis de Maestría, pues el tiempo se acaba y no me quedan muchas oportunidades.

Bueno, de la tesis les contaré otro día, para que me ofrezcan sus opiniones. Hoy quiero acercarme a un tema al que le debemos un análisis.

¿Cómo podemos utilizar mejor nuestros recursos profesionales en función de la web? Los medios de prensa debíamos ser ejemplos de hacer mucho con pocos.

La capacidad de los profesionales del Periodismo y de otros que conviven en nuestros espacios, debía utilizarse mucho mejor en función de los retos que Internet nos viene poniendo día a día.

Ya he hablado de la necesidad de repensar los roles en nuestras redacciones, ajustándolos a una realidad cada vez más cambiante, pero no creo que exista mucha percepción de cuánto nos falta por lograr.

Y digo esto porque uno aprecia un apego extremo a las fórmulas tradicionales de trabajo y cuando hablo con otros colegas, o intercambio con algunos directivos, no veo la voluntad de hacer modificaciones que revolucionen conceptos de antaño.

He sido defensor de replantearnos, entre todos, las competencias profesionales que necesitan quienes trabajan para y con Internet, como nos ha enseñado nuestra estimada colega Milena Recio.

No podemos seguir pensando en el periodista, por ejemplo, que solo dedique su tiempo de trabajo a re-empaquetar lo que las agencias de noticias nos colocan en la agenda. Primero, porque las agencias nos ponen, o mejor dicho, nos imponen en muchos casos, sus agendas bien pensadas, para en la mayoría de los casos, decirnos lo que debe o no debe ser noticia y punto. Pero además, y aquí invito a los especialistas en posicionamiento a que ofrezcan sus opiniones, sabemos que a veces en nuestras web se da una sobresaturación por repetición del mismo contenido y para colmo, casi igual, con títulos poco trabajados o similares, noticias casi sin modificación y con la ausencia, ese mal común que no hemos logrado desterrar, de un hipertexto mínimo dentro del trabajo periodístico, para no hablar de elementos multimediales o interactivos.

Después de algunos años de experiencia, creo que el profesional de la Web debe estar más inmerso en el mundo del hipertexto, generando ideas desde y para la interactividad, siendo partícipe de los conceptos que van moviendo las cuerdas de Internet. ¿Cuántos servicios de valor agregado puede ofrecer un periodista conocedor de las interioridades de Internet?  ¿Cómo superar el simple trabajo de edición formal que apreciamos en nuestras redacciones? ¿Y la interactividad, le interesa como una herramienta imprescindible en la comunicación con su lector? ¿Acaso responder juicios sobre su trabajo, no debe convertirse en una rutina y un goce personal?

Y fíjense que no hablo solo de los periodistas que hasta el momento laboran en las Redacciones Digitales que todos hemos creado. Voy más allá, estoy pensando en toda la amplia masa de profesionales que trabajan en cualquiera de los soportes. ¿Conocen Twitter, Facebook, MySpace, esas redes sociales que andan revolucionando la web?

Internet, para muchos, sigue siendo lo secundario. Como líder indiscutible, en los periódicos, todavía está la edición impresa. ¿Los años no están diciendo que esa dinámica puede y de hecho está cambiando?

Creo que estamos a tiempo de reflexionar, desde los medios, desde la academia y desde cualquier otra institución que se sienta comprometida; de profundizar en las formas y maneras de hacer que nos está pidiendo el ciberperiodismo.

No sé si el asunto anda por la formación de profesionales más apegados a las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, no sé si en los medios debemos rearticular nuestras estructuras internas y modificar viejas rutinas, que siempre andan acompañadas de fórmulas antiguas o en desuso, no sé si es hora de volar en pedazos las recetas heredadas de tiempos que nada tienen que ver con esta era de la Información o del Conocimiento, como gusta a los teóricos clasificar la vida.

Si creo que si no tomamos al “toro por los cuernos” en este asunto sobre los roles que necesitamos, para tener mejores productos comunicativos de cara a la web, estaremos desperdiciando la oportunidad de ponernos a tono con lo que en el mundo se está haciendo en esta materia.

Invito, como siempre, a ofrecer otras aristas.