Archivo de la etiqueta: noticias

Intercambios

Los periódicos siempre han sido espacios de intercambios de correspondencia. Cualquier medio que se respete tiene entre sus principales secciones, una dedicada a pulsar la realidad desde la mirada del lector. En la prensa nacional cubana, para bien, en los últimos 15 años nacieron espacios con diversas frecuencias, cuyo objetivo esencial ha sido ofrecer a los lectores la posibilidad de exponer sus criterios en espacios institucionales, ya bien a partir de quejas, sugerencias o reflexiones.

Sin embargo, con la llegada de las nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, espacios como el ya citado han tomado otros rumbos y si bien muchos medios trasladaron hacia los sitios virtuales rutinas propias de los medios impresos, la posibilidad de introducir comentarios en las noticias en las noticias de prensa, ha abierto otras maneras de comunicación entre las publicaciones y los lectores y entre estos entre sí.

Ahora que acaba de concluir la Serie del Caribe de Béisbol y ante el sonado fracaso del equipo de Ciego de Ávila en esta competición, y el abandono de Yuliesky y Lourdes Gurriel de la selección cubana de béisbol, se multiplicaron en Granma los comentarios a las noticias nacidas de estos acontecimientos noticiosos y como era de suponer, una tendencia que viene dándose hace tiempo, pero en menor escala, se multiplicó de manera exponencial.

Ya los asiduos lectores a estos espacios de la publicación no solo opinan, disienten, ofrecen criterios, critican, cuestionan tanto lo publicado por el periodista, como la propia noticia en sí, sino que ahora han probado a intercambiar y comunicarse a través de los comentarios en la web con otros lectores, y además de haber convertido el espacio en un foro de debate, sienten que ese también es un lugar para “conversar” entre ellos.

Y entonces uno aprecia que se dirigen a personas directamente, les hablan de diversos sucesos o del mismo comentario hecho por el aludido, a la espera que el moderador del medio, entienda y cumpla con su nueva función de intermediario ya no entre el medio y el lector, sino entre lectores de una misma noticia, que casi seguro solo se conocen porque tuvieron como lugar común la caja de comentarios del periódico Granma.

Por ahí anda entonces una nueva forma de comunicarnos en las actuales condiciones de desarrollo tecnológico. Aquí no media un teléfono celular, ni llamadas por Imo, ni video llamadas por Internet, ni nada que se le parezca.

Se trata de la utilización de un medio de prensa, que “abrió” sus puertas a los lectores para que opinaran, y algunos de estos, lo hicieron ir más allá. Ahora es también un espacio para el intercambio entre quienes se mantienen fieles a un tema y a un medio. Quienes trabajamos entonces en este mundo de la información y las tecnologías, tenemos que comprender el significado de tal actitud y como tal reaccionar y responder. ¿Qué es lo mejor que puede hacerse en casos como este? ¿Publicamos el intercambio entre los lectores o solo entre estos y quienes trabajamos en el medio?

Es un asunto para meditar. Los invito a ofrecer aquí sus opiniones, luego de una ausencia larga en este espacio, la cual aspiro no vuelva a repetirse. Aquí están también las puertas abiertas.

Los retos de Twitter

De verdad, que el tema de las redes sociales hay que estudiarlo a profundidad. No basta con tener una cuenta en Twitter y Facebook para entender la complejidad del fenómeno que se ¿esconde? detrás de esas herramientas.

Y lo digo porque muchos profesionales del Periodismo todavía no aprecian en ellas el alcance que tienen para los fenómenos de la comunicación moderna y para algunos su incursión en estas plataformas no pasa de ser estar a la moda.

Y por supuesto que no critico esos comportamientos, porque cada cual es dueño de sus procederes, pero no logro entender que muchos estén desperdiciando su tiempo sin entender que en la actualidad, los complejos procesos de la comunicación, pasan inexorablemente por las redes sociales y sus alcances.

¿Nos hemos detenido a pensar para qué pueden utilizarse hoy Twitter y Facebook, más allá de sus usos primarios?

La experiencia de haber profundizado en los últimos meses en Twitter, por ejemplo, me ha permitido, en primer lugar, contar con una nueva fuente de información nada despreciable para saber cómo andan las cosas en este mundo patas arriba. Sí, porque si bien en las rutinas de producción de los medios, tradicionalmente las grandes agencias siempre fueron las fuentes primarias, puedo dar fe que ahora, en muchísimas oportunidades las referencias se encuentran en la red social.

Y es porque la socialización de sus haceres y la posibilidad de la producción individual de la noticia, sin la mediación de quienes aplican sobre ellas el control de la difusión, se convierten en fórmulas de éxito para quienes detrás de cualquier aparato con conexión a Internet, manejan a su antojo los flujos con que ofrecerán su muy peculiar producto comunicativo.

Muchas veces por esa vía nos enteramos de noticias que luego, mucho tiempo después, llegan por los canales tradicionales como los periódicos, la radio, la televisión y hasta las propias páginas web de los medios informativos, lo ofrece otra dimensión de un asunto de alta complejidad, relacionado con la desaparición del monopolio informativo de los grandes emporios mediáticos.

Se ha ido entronizando por otro lado, en no pocos profesionales, una nueva manera de comportamiento para llegar a la noticia, en lo cual las referencias que puedan aportar redes como Twitter comienzan a tener un valor considerable, pues cuando están bien engranados los procesos, de hecho se convierte en una fuente fidedigna para obtener y luego comprobar la noticia.

Hay otros retos que nos están imponiendo este tipo de plataformas. Ahí están la inmediatez y la síntesis, atributos en proceso de extinción en no pocos medios cercanos a nuestro entorno y escenarios periodísticos.

También están, en el caso de Twitter, la difusión de mensajes instantáneos, sin que medien los profesionales de la comunicación en ese acto, la posibilidad de multiplicar mensajes ininterrumpidamente y hacia el infinito, seleccionar qué, quién y cómo se accede a mensaje de interés particular, y en fin pudieran escribirse otros muchos que ponen en crisis las rutinas y las maneras de hacer de los medios de comunicación en sus versiones más tradicionales.

Por ello pienso que si algo debemos aprender de herramientas como estas es a no subestimarlas o pensar que son cosa de poca monta.

Me decía un colega hace poco que en un país que visitó recientemente, para acceder a trabajar en un medio de prensa X, entre algunas de las cualidades que solicitaban a los aspirantes, un requisito era el dominio de este tipo de herramientas y me aseguraba que quien no tuviera un mínimo imprescindible del conocimiento quedaba en el camino de su aspiración.

Y es que parece que llegó el momento para que se entienda de una vez y por todas que los retos de la comunicación hoy en día son tan altos como los que nos pone Twitter con sus 140 caracteres. Y para muchos podrían frustrarse sus deseos de comunicación, si siguen ignorando los alcances que aparecen ante cada mensaje que se inserta en esa pequeña pero indiscutiblemente útil herramienta virtual. Hagamos nuestros análisis.

¿Hasta dónde concedemos?

En otras oportunidades he reflexionado en este espacio sobre el desafío que ha significado para los medios de prensa enfrentarse a dinámicas nuevas de la comunicación actual y en especial hemos debatido sobre los comentarios a las noticias en la web.

En momentos anteriones he recibido juicios diferentes sobre cómo actuar ante tales circunstancias,  cuando se miran las prácticas tradicionales en la relación emisor-receptor y que de alguna manera ha hecho cambiar enfoques sobre cómo proceder sin tener que renunciar a los objetivos esenciales del medio.

Dentro de esa complejidad, marcada por muchas personas y muchos criterios diferentes, he defendido y continúo defendiendo la necesidad de ciertos límites, más ligados a principios morales que a otros enjuiciamientos, con lo que a veces ciertos visitantes de este post pretenden dictar lecciones de una libertad que ellos no predican. Pero eso último es asunto para otro momento.

Los comentarios en las páginas web nacieron para quedarse, pero tienen un orden y todos debemos respetarlo.

No vale mucho quien solo busca espacios para la ofensa y no para el debate, quien anda escaneando espacios para ubicar sus descargos y no para argumentar con razones convicentes sus puntos de vista diferentes.

Es lo que sucede a veces con ciertos asiduos a comentar en espacios con tales fines, y que aparecen con sus notas llenas de odio y resentimiento, solo para ofender y provocar, no para debatir y socializar.

Entonces, uno se pregunta, ¿acaso eso es lo que algunos acuñaron y muchos se creyeron que es la muchas veces mencionada y poco practicada libertad de expresión? ¿Semejante proceder debe ser admitido en los medios de prensa? ¿Las malas palabras o las ofensas personales deben encontrar espacio en los comentarios de nuestros medios? ¿ Por qué algunos acuden a esos métodos, desde mi punto de vista poco éticos, y no al debate desnudo y sin ningún temor? ¿Cuántos no lo hacen escudados en identidades falsas? ¿No es eso también cobardía?

Los medios estamos en el proceso de aprendizaje y no estamos exentos de errores a la hora de definir qué hacer en cada momento.

Sin embargo, nuestra función no puede ser hacerle el juego a quienes buscan que caigamos en sus trampas bien diseñadas. Cada sitio web pone sus normas y los internautas deben adaptarse a ellas. No debemos conceder mucho más de lo que situamos como condición primera para aparecer en nuestros medios, es también una fórmula para “enseñar”,  si de alguna manera podemos llamar a ese ejercicio de regulación y moderación de los contenidos.

Y no me vayan a decir ahora que es censura, porque tendría muchos ejemplos a mano, allende las fronteras de Cuba, de ciertos paladines y abanderados de la “libertad de prensa”, que niegan con su proceder diario lo que pretenden criticarnos a los de esta Isla caribeña.

De todas formas, espero por las divergencias para construir entre todos las opiniones que acompañen esta nueva entrega.

En Internet, cada periodista, un editor

Reconozco que la afirmación del título va a ser muy discutida, sin embargo me arriesgo a comentar sobre ella. Y lo hago porque si bien en el nuevo contexto del Periodismo y las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, todavía se discute con bastante frecuencia cuáles son las funciones de los profesionales de los medios, no puede obviarse, por otra parte, la tamaña responsabilidad que adquieren quienes tienen bajo su responsabilidad la actualización de las web periodísticas.

No comparto la idea del periodista sabelotodo, pero no dejo de pensar en qué cualidades profesionales, éticas, técnicas, debe o debería tener quien labore en los medios  digitales.

Investigaciones desde las academias existen unas cuantas. Por un lado ponen al
periodista como el que debe saber de todo un poco,  por otro, definen a los profesionales como personas solamente “metidos” en el mundo digital. Es decir, las opiniones son muy diversas, en un campo bastante novedoso y que recibe el influjo constante de las nuevas características que aparecen a diario, aparejadas a los escenarios que van imponiendo esas tecnologías y los retos nacidos del desarrollo de la propia Internet.

Hemos hablado en otros post sobre cómo organizar las redacciones periodísticas, los flujos de trabajo, los soportes tecnológicos que deben dominar quienes en ellas trabajen, etc, sin embargo, poco hablamos de la rutina productiva asociado a ello.

Creo firmemente, y esta aseveración me puede costar una avalancha de opiniones contrarias, que para trabajar en las redacciones digitales o para Internet, como quiera llamárseles, debemos disponer de los profesionales más preparados y capacitados desde todos los puntos de vista.

Y lo afirmo consciente de que por ahí andan opiniones de subestimación a quienes tienen la responsabilidad de actualizar los contenidos de cara a la web. Sin embargo, mi aseveración se basa en la experiencia de estos años y en la posibilidad que ofrece un medio como este.

Por ejemplo, un periodista de la redacción tradicional de un medio que atiende deportes,  generalmente conoce muy bien y “está al tanto” de lo que ocurre en tal liga de fútbol, si es su especialidad, o si este pelotero o aquel está o no en buena forma. Lo mismo sucede con quienes aún mantienen en las estructuras organizativas de sus medios, la sectorialización. El de Cultura sabe generalmente mucho de la última actuación del artista que está “pegao” y en Internacionales, la última noticia sobre ese ámbito que sacudió al mundo.

Ok, hasta ahí todo bien, pero, ¿y el que trabaja para la web, que debe o no debe saber  sobre esos aspectos? Ahí nace, entonces, el dilema.

Desde mi punto de vista, debe saber de todo ello, si entendemos que las versiones web de los medios tradicionales, ya bien periódicos impresos, la radio y la televisión, van alcanzando cada vez más independencia de sus “parientes” en Internet.

Por eso, como digo en el título, la aspiración debe ser que para las redacciones
encargadas de dar soporte a las web periodísticas seleccionemos a nuestros mejores profesionales, que en potencia se convierten en sólidos editores, que si bien no son sabelotodos, como decía al principio, sí deben tener un sentido más abarcador del suceso periodístico, no pueden estar al margen de los acontecimientos noticiosos de la vida en todos sus órdenes, deben ser eficaces buscadores de cuanto está aconteciendo y está relacionado con el perfil editorial de su medio, en resumen, no pueden estar “detrás del palo”, desconociendo  una noticia porque no es su área de atención específica.

Tener en cuenta este asunto puede ser muy provechoso para lograr una efectividada mayor en los mensajes que transmitimos, no quedarnos rezagados a la hora de dar una noticia.

Eso depende mucho de los recursos humanos con que contemos y la preparación que logremos ofrecerles.

Los periodistas que trabajan de cara a la web tienen que ser Editores en potencia y ello no puede ser un sueño lejano. Estaremos garantizando una calidad mayor en nuestras propuestas diarias. En ese camino no deben obviarse tales aseveraciones. Ojalá y otros coincidan y por qué no discrepen de estas apreciaciones. Bienvenidas serán todas.

¿Cuál es el tiempo razonable?

En un periódico impreso, el tiempo es considerado el tirano de los periodistas. Todo transcurre en una redacción de prensa marcado por su impronta. Las horas pasan, y el horario de cierre influye inexorablemente en las rutinas de la producción noticiosa, que responden a períodos límites para la realización del periódico, pues edición, impresión y circulación no pueden esperar más de lo previsto para cada una de esas acciones.

En Internet, el tiempo toma otras características. Es más bien cómplice. Impulsa, empuja, determina y se convierte en termómetro de la inmediatez. El tiempo aquí no espera, pasa tan rápido como las noticias que lo son como tal.

Los editores de sitios web deben tomar en cuenta estos detalles. Desde la experiencia que acumulo de algunos años realizando y editando contenido para Internet, una pregunta me viene rondando, y tiene que ver con la preocupación sobre  qué tiempo debe estar una noticia puesta en la portada de una página web.

¿Solo debe responder a la frecuencia de actualización establecida de antemano, como sucede en ciertos medios de prensa que conozco? ¿Debe tomar en cuenta el concepto de noticiabilidad, tan de moda por estos tiempos? ¿No debe pensarse en mantener ciertos trabajos, digamos exclusivos, en las portadas, buscando un mayor nivel de lectura de esos contenidos? ¿Hay que vibrar al ritmo de los acontecimientos noticiosos que ocurren cada minuto en un mundo globalizado y donde cualquier cosa es considerado noticia?

Si bien en la web se rompen los cánones tradicionales de la noticia, es posible divulgarla inmediatamente después de haberse producido, y puede ampliarse hasta límites insospechables con el uso del hipertexto y otras herramientas, también es cierto que deben analizarse los tiempos de exposición de las noticias que queremos mostrar en las portadas de nuestros sitios.

Es verdad que no puede decirse, y por suerte andamos borrando esos malos vicios de nuestras acciones diarias, que la actualización de las páginas web deben realizarse “en tales momentos del día”. Sería contradecir el propio espíritu de un medio tan dinámico como este, que pide la actualización constante de los contenidos para estar a tono con una dinámica que le es consustancial.

Sin embargo, y por eso la pregunta del título a este post, creo también disparatado el cambio constante e indiscriminado de las noticias en aras de mantener “actualizado” el sitio, restándole espacio y posibilidades de lectura a informaciones propias generadas por el medio en exclusiva.

Lo que trato de decir es que también debe haber tiempos razonables para mantener las informaciones en las portadas de las páginas, ofreciéndoles a los cibernautas las posibilidades de encontrar noticias que solo allí están expuestas porque son el fruto de la búsqueda de los profesionales del medio y no las podrá leer en otro lugar.

Hay que recordar  los diferentes horarios que existen en el planeta y que las lecturas a nuestros medios vienen desde cualquier lugar del mundo.

El cambia-cambia, como se dice popularmente en Cuba, debe tener una medida. No puede llevarnos el ansia de actualización de las noticias en las portadas de los sitios, a la indiscriminada fórmula de estar constantemente “subiendo” informaciones que a veces no tienen ninguna importancia, de escasa repercusión, de poca alcance para la línea editorial del medio, y que a veces tienen el mal mayor: ya han sido publicadas en otros medios y lo que hacemos es repetir un contenido innecesariamente, lo que además, se sabe, es “penalizado” por los buscadores.

La actualización noticiosa de un sitio de prensa debe cumplir con las reglas del periodismo, aquella que reza, y roza, con la actualidad, la inmediatez, el interés y otras muchas cualidades. Es imprescindible tenerlo en cuenta, pero debemos preguntarnos, meditar y respondernos.

¿Qué tiempo debe estar una información en la portada de nuestro sitio web? ¿Debe medirse el tiempo solo por la voluntad de los editores? ¿La generación de contenidos constantemente es buena o entorpece la difusión informativa y la lectura de otros contenidos que también nos interesa que sean leídos?

En fin, son algunas interrogantes, de las que espero respuestas u otras opiniones de los visitantes de este post.