Archivo de la etiqueta: La Habana

Mucha lluvia en La Habana

Inundación en calle de La Habana

Hace más de cuatro horas que llueve en La Habana. Este jueves el cielo está encapotado, fuertes ráfagas de viento sacuden los árboles y tumban ramas, las calles se llenan poco a poco de agua, que no encuentra, en algunos sitios, por donde evacuarse; el transporte comienza a detenerse ante las inundaciones en las principales arterias de la ciudad.

Un problema mayor, que no ha tenido solución todavía. No ha empezado aún la temporada ciclónica, pero este aguacero de jueves parecer ser el preludio. Estoy parado ahora mismo frente a la salida del edificio donde laboro y parece un día de ciclón este que estamos viviendo. Truenos y rayos anuncian un temporal, que no tiene para cuando acabar.

Meteorología de Cuba pronosticó para hoy que amanecería “parcialmente nublado en gran parte del país principalmente en la costa norte occidental y en el extremo oriental. Al final de la mañana estará nublado en el occidente y después del mediodía en el resto del país, con numerosos chubascos y tormentas eléctricas que pueden ser fuertes en algunas localidades, principalmente en la región occidental”.

Y se cumplió el pronóstico. Son las tres de la tarde en la capital del país, y no ha dejado de llover.

Busqué entonces en los medios de prensa cubanos en Internet radicados  en La Habana, a ver si encontraba alguna foto del torrente aguacero que está cayendo, para acompañar esta breve nota y ¡Sorpresa!, ninguno menciona una palabra. Mucho menos tienen una imagen de lo que está ocurriendo ahora mismo en la ciudad capital.

¿Acaso no es noticia que en la capital de Cuba, llueva por más de cuatro horas, sus calles se inunden, haya ramas caídas por el impacto del viento, y la circulación de vehículos se encuentre limitada? ¿No pueden derivarse de estas aguas, otras complejidades en sectores sensibles para la ciudadanía como la vivienda, que merecen ser comentados?

Uno de los lectores del blog agregaba  a la nota que escribí sobre el uso del lenguaje y los equipos en la Serie Nacional de Béisbol que  “La prensa solo debe reflejar la realidad de la vida y la cotidianidad, tal como es, y dejar que sean los propios lectores quienes la reproduzcan y recreen”.

Como decía Elaine en su comentario a una de mis notas, estoy tratando de acercarme al Periodismo que hacemos, en el día a día, a partir de la cotidianidad.

Por lo pronto, les dejo algunas imágenes de cómo la lluvia cayó sobre mi Habana.

Lluvia en La Habana

Lluvia en La Habana

Autos transitan por una calle inundada

Vehículo atascado debido a las lluvias

Naranjas, vaqueros, pativerdes, tigres, en fin…

f0057241

En Cuba, la pelota es pasión, es ritmo, es sabor, es vida. Por eso la actuación del equipo nacional en el II Clásico Mundial despertó tantas opiniones, sobre todo críticas, que pasaron desde la ira hasta el cuestionamiento, desde infartos hasta altercados callejeros, y no exagero.

Ahora acaban de clasificar para la gran final del Campeonato Nacional de Béisbol los equipos que mejor demostración dieron en el terreno. Los parciales de Villa Clara y La Habana están de plácemes, sus novenas acaban de hacer, según los entendidos locales, una heroicidad, al sacar del camino a dos de los mejores equipos de la actual contienda, es decir a Ciego de Avila y Pinar del Río.

Para algunos, la desilusión que significó la derrota en el Clásico, había opacado completamente la continuación del campeonato cubano, al dejar de brazos y corazones caídos a muchos aficionados, que no lograban recuperarse ante tamaño desastre.

Sin embargo, he visto que la pelota volvió a la calle, aunque no a las principales arterias de la Ciudad de La Habana, pues todo el mundo critica el fiasco del conjunto de Industriales, y los fanáticos se niegan a hablar de ello. Fíjense si es así, que un conocido diseñador y amigo, que visitaba con mucha frecuencia la redacción, no ha vuelto a ponerse la gorra azul con la que se vanagloriaba, y mucho menos utiliza el pulóver del mismo color con la gran letra I, símbolo su afición por el equipo de la capital.

Pues fuera de la gran ciudad, y lo puedo corroborar ya que acabo de visitar dos provincias del centro de la isla, la gente sí habla de pelota y con mucho conocimiento y pasión.

Pero escucho y converso con los aficionados y algo que me ha llamado la atención últimamente, ha sido que la denominación que nuestros cronistas y comentaristas deportivos  le vienen dando a los diversos equipos, no está quizá como muchos de ellos quisieran, y piensan, en está “pegada” en  los seguidores de este deporte.

De un tiempo a esta parte los especialistas en deporte en los medios de prensa cubanos, introdujeron sus propias maneras de denominar a los conjuntos y para algunos de ellos los Naranja son de Villa Clara, los Vaqueros, de La Habana, los pativerdes o mediasverdes, de Pinar del Río, y así hay un equipo, que quedó hace rato en el camino, que le decían los alazanes, ¿la gente los reconoce así en la calle? Los titulares de los periódicos pueden decir, Naranjas por la libre en Santiago, refiriéndose a la victoria de Villa Clara ante el equipo de Santiago de Cuba, pero ¿está eso en el argot callejero, en la gente?

Sin embargo, nadie duda de que sea buen titular periodístico.

Los medios de prensa deben ¿reproducir? ¿recrear?, la vida y la cotidianidad, y la vida a veces puede ser una ¿buena? ¿mala? reproducción de lo que dicen los medios. Por ahí anda esa gran dicotomía entre lo que es y lo que queremos que sea.

El deporte nacional no escapa a esa realidad. Desde el próximo jueves las Naranjas pueden atragantarse en la garganta de los Vaqueros; o puede que estos últimos aplasten de un zapatazo al cítrico del centro.

O será mejor decir, Villa Clara y La Habana, los dos mejores de la pelota cubana volverán al campo de batalla. Invito a otras opiniones.