Archivo de la etiqueta: juventud rebelde

Moderación moderada

Estuve revisando recientemente varios periódicos españoles, indagando sobre cómo algunos de ellos utilizan la filosofía de la web 2.0,  la famosa web social que estudiosos de todo el mundo no se cansan de predicar, y que por otro lado está en tela de juicio para ciertos entendidos.

La búsqueda que realicé estaba relacionada con la publicación de comentarios a las noticias de la portada de varios medios.

Sin embargo, tamaña sorpresa me llevé cuando visité las páginas de  elpais.com y elmundo.es:  no todas las noticias ofrecían la oportunidad de comentarlas. ¿Razones? No las sé, pero al parecer ciertas reglas encuentran fractura, cuando al editor de tales asuntos le conviene.

En Cuba, la posibilidad de ofrecer comentarios en las páginas web de los medios de comunicación ha ido creciendo poco a poco, pero a un ritmo quizá no tan rápido como se requiere. En los medios donde la administración de las páginas ha pasado a  sistemas de gestión de contenidos, comienza a apreciarse la inclusión de esa modalidad.

En otros post he comentado sobre la necesidad de continuar abriendo espacios de interacción en nuestras páginas web, urgidos como estamos de aumentar el intercambio entre quienes “desde el lado de allá” nos siguen y tienen el deseo de compartir con los “de acá” visiones iguales, o diferentes, a lo que le proponemos cada día.

No ha cesado el debate, ni en los  predios académicos ni en las redacciones, sobre qué métodos seguir para la publicación de los comentarios que los lectores realizan.

No obstante, la práctica más extendida ha sido y es, la moderación y el respeto a la opinión del otro, partiendo de normas que de antemano cada editor señala en la propia caja de comentarios, procedimientos no solo factibles para medios de prensa, sino en blog y en otros escenarios de intercambio, donde rigen reglas similares.

Incluso, y sin acusar a nadie, para que no se me entienda mal, algunos colegas me han expresado que a raíz de la campaña mediática contra Cuba, algunos quisieron ofrecer en ciertos medios europeos en idioma español sus razones y puntos de vistas, distintos,  sobre informaciones que esos periódicos no se “cansaron” de repetir y sin embargo, no tuvieron la “buena suerte” de que sus comentarios fueran publicados allí.

Pura casualidad, al parecer.

Bueno, a lo que iba, la experiencia indica que la posibilidad de hacer comentarios en la web multiplica la credibilidad del medio, ofrece al lector una nueva dimensión de su relación con este, que sobrepasa el mero hecho de recibir sin poder discrepar, opinar, disentir, apoyar, preguntar y un largo etcétera.

Igualmente, se ha convertido, al menos en el caso de Juventud Rebelde, en espacio para el intercambio, no llega a ser una red social por supuesto, pero los más asiduos lo utilizan para trasladarse ideas, se preguntan, apoyan, concertan estrategias sobre un tema determinado, se hacen citas para encuentros posteriores, ya bien virtuales o reales, y logran, pienso yo, modificar conductas en su relación habitual. En resumen, se “hablan” de tu a tu.

Alguien podrá decirme que para eso no fueron creados tales espacios, pero yo podría responder que la vida y la rutina diaria es mucho más rica que cualquier idea preconcebida.

La moderación de comentarios evita, por otro lado, ofensas, insultos, maltratos, atropellos, enjuiciamientos, amenazas y otras tantas barbaridades que se escudan hoy tras la identidad de algunos que visitan la web.

No es una práctica criticable, es más bien responsable y establece pautas a cumplir si se quiere participar.

El respeto es elemental para un diálogo civilizado. Aprender todos a modelarlo, es una actitud de seres humanos racionales en tiempos de tecnología infinita.

Los colores de la autenticidad

En el camino que andamos para mejorar nuestras entregas hacia la web, me acaba de surgir otra duda. Saben los que siguen este espacio que voy tratando de “poner” temas que puedan resultar de interés para aquellos que sienten y necesitan debatir sobre el Periodismo e Internet y que parten, casi siempre, de la experiencia del medio donde me desenvuelvo.

Y no solo de ahí, sino también de revisiones sistemáticas de medios de comunicación de todo el mundo y de páginas web diversas, donde comparo, analizo, busco similitudes y diferencias con lo que hacemos cada día, con el objetivo supremo de encontrar las mejores herramientas y experiencias en aras de hacer un Juventud Rebelde mejor.

Para algunos, el traslado hacia la web de los contenidos de las ediciones impresas es un sacrilegio al que no debemos seguir apostando, para otros es una necesidad adaptarlos en el nuevo escenario donde serán consumidos, y para otros debe ser una combinación entre lo que publica el medio tradicional y lo que buscan los equipos de soporte de las web periodísticas, con el objetivo primero de mantener actualizado el sitio durante el mayor tiempo posible.

En ese contexto, en algunos medios, y en Cuba ciertos periódicos provinciales ya lo han hecho norma, así como algunos nacionales, se publican los PDF de las ediciones impresas, un servicio de valor agregado al que muchos no consideraron importante cuando se aplicaron esas prácticas en los inicios de la incursión cubana en la red de redes, al considerarlo como un producto que tendría poco valor, pues la pantalla de la computadora lo resolvía todo.

Sin embargo, para aquellos escépticos, puedo decir, al menos en mi experiencia inmediata, que la consulta a las ediciones impresas en los sitios web crecen por día, no sé si es porque los reimprimen en algún otro lugar (lo dudo), o si los reflejos de tantos años no se borran, y muchos de los que los llaman inmigrantes digitales, no resisten una lectura larga delante de una pantalla y recurren a la impresión de las páginas tal cual salió en la versión impresa del medio.

No tengo todos los elementos a mano. Solo puedo dar fe que las consultas a las ediciones impresas de Juventud Rebelde crecen por día, con cifras que pueden resultar llamativas dentro del contexto digital.

Ahí llega otro enigma. En Cuba, al menos todos los periódicos, tanto los nacionales como los de circulación territorial, se imprimen a dos tintas, lo que significa que no hemos llegado la cuatricomía en la prensa, aunque confío que algún día  las condiciones nos permitan editar periódicos diarios a color.

Hasta tanto no llegue ese momento, y se sigan poniendo los PDF en la web, la pregunta que me asaltó mientras descubría a cierto medio con páginas  a todo color en su versión impresa, era si aquella resultaba la manera de ponerlos o si debíamos hacerlo como la realidad en sí misma, es decir, las páginas tal cual circulan en los periódicos que imprimimos a diario.

¿Hasta dónde mantener la autenticidad del medio original? ¿Estaremos falseando la realidad al poner un PDF a colores, cuando el periódico circula a dos tintas? ¿Lo hacemos porque se ve más bonito? ¿La imagen de quienes no conozcan la realidad nacional no puede estar falseada ante tal acción?

Habría muchas otras preguntas, pero me gustaría conocer las opiniones de quienes tienen inquietudes cercanas a esto que comento. Los espero como siempre.

¿Repetimos?

Un cambio trae otro cambio y otro y así sucesivamente se pueden convertir en interminables las posibilidades de transformación en la vida. Y quienes hacemos Periodismo tenemos que estar a tono con cualquier acontecimiento que implique variar nuestras rutinas profesionales.

Al rediseñar el Juventud Rebelde digital, el colectivo que lo hizo analizó las múltiples variantes para presentar, desde la portada del sitio, la mayor cantidad de contenidos, y ofrecer al internauta amplias oportunidades de visualización, desde la primera pantalla, de un alto volumen de información.

En esta nueva versión, las Opiniones aparecen en un primer nivel de importancia en la columna extrema derecha, y seguidamente, hacia abajo, están otros trabajos, columnas y espacios, hasta llegar en ese mismo orden a la sección de los blogs de la publicación, un área que ha tenido gran aceptación, no solo entre los lectores, sino que los propios profesionales  han visto que sus bitácoras personales alcanzan una nueva dimensión dentro de la edición digital.

Y todo había transcurrido de manera natural, hasta que apareció la primera “trampa” para los realizadores de la web, quienes se vieron ante una disyuntiva nunca antes vista. En ese empeño, los editores acaban de tropezar con un problema no previsto en la etapa inicial.

¿Qué hacer cuando a un  periodista se le publica un comentario en la sección de Opinión del periódico digital y la vez él publica el mismo trabajo, al propio tiempo, en su blog personal y por ende puede aparecer en un mismo día el mismo trabajo a solo centímetros de diferencia en la portada del periódico?

¿Cómo debe ser el blogs de un periodista de un medio de prensa? ¿Debe escribir el profesional para su blog y para el periódico lo mismo o de manera diferente? ¿Debe ser uno para cosas más íntimas y el otro para tratar los asuntos concernientes a la política editorial del medio? ¿Si ya se publicó en el blog un material y este se visualiza en la portada de la publicación, debe repetirse ese contenido en el medio digital en otra sección?

Nada, que nos van apareciendo problemas nuevos antes los que tenemos que ofrecer soluciones viables y con sentido común.

Espero por el pronunciamiento de los habituales lectores del post y de otros que puedan aportar sus consideraciones. Mantengo como línea de pensamiento la no reiteración de contenidos en una misma página, pues conspira contra muchos de los estándares establecidos en la web. Y perder lectores en estos tiempos de globalización mediática, es un lujo que no podemos permitirnos.

El enfoque de la noticia

Los medios de prensa cubanos dieron a conocer este sábado 23 de mayo un grupo de medidas de ahorro de electricidad que se hace imprescindible implementar ante el sobreconsumo de energía registrado en el país en estos primeros cuatro meses del año.

Una noticia importante, de primera plana, como se dice en el argot periodístico. Los medios de información cumpliendo con su responsabilidad de informar a la opinión pública acerca de una situación determinada. La explican, argumentan, ofrecen datos que aportan ideas de hasta dónde pueden llegar las potencialidades del ahorro en un país subdesarrollado y con dificultades con sus recursos financieros.

La contracción mundial repercute en los renglones exportables del país y en una disminución de los ingresos por visitante del turismo, lo cual hace estimar el comportamiento del PIB por encima de un dos por ciento y no en un seis, como se pensó inicialmente, dijo el vicepresidente del Consejo de Ministros y ministro de Economía y Planificación, Marino Murillo, reseñado por los diarios Granma y Juventud Rebelde.

Los datos aportados por el titular demuestran que hay una preocupación del estado y del gobierno ante el despilfarro de múltiples entidades estatales, fundamentalmente.

Durante el período el gasto de electricidad se sobregiró en 40 mil toneladas de combustible. En el área estatal ese indicador creció en un diez por ciento por encima del plan, mientras que en el sector residencial disminuyó en 1,2.

Si el consumo en las entidades estatales se mantiene dentro de los planes, disminuirá la amenaza de afectar a la población, agregó Murillo Jorge, quien aclaró que esto no se debe a la falta de generación, sino a la necesidad de lograr una mejor eficiencia de la economía y no incurrir en mayores gastos de generación.

De mantenerse la tendencia de enero a abril, se tendrían que importar
225 000 toneladas adicionales de combustible para generar electricidad, lo cual no es posible por la disminución de los ingresos y la difícil obtención de créditos internacionales debido a la crisis económica mundial, junto a otros factores, precisó Murillo.

Entre las medidas adoptadas, las cuales se mantendrán el resto del año, se encuentran elevar la autoridad de los inspectores; el corte del servicio en entidades incumplidoras de sus planes energéticos o que no dispongan de un plan de consumo; controlar el funcionamiento de los aires acondicionados, cámaras de frío, el alumbrado público y apagar las luces innecesarias.

Otras disposiciones apuntan a optimizar los procesos productivos y manejar de manera más eficiente los portadores energéticos, factores que incidieron en el comportamiento del consumo en el primer cuatrimestre de 2009.

Y ustedes se preguntarán a dónde quiere llegar este periodista. Pues nada, que en este ejercicio de construir la noticia, vale la pena echar un vistazo a cómo algunas de las agencias radicadas en Cuba lo vieron.

“El gobierno cubano está dispuesto a tomar medidas  excepcionales, como apagones planificados, para reducir el exceso de consumo eléctrico detectado en los primeros meses del año”, dijo una de ellas textualmente.

A partir del 1 de junio se aplicará un plan para disminuir el gasto de electricidad en todas las provincias y centros laborales del país evitando las afectaciones en el sector residencial, indicó el sábado en un despacho la Agencia de Información Nacional (AIN), que reseñó una reunión de altos dirigentes con el ministro de Economía, Marino Murillo”, agregó otra.

“Cuba reajustó a un 2% el crecimiento de su  Producto Interno Bruto (PIB) en 2009, inicialmente proyectado en 6%, debido a  problemas de la economía interna y los efectos de la crisis internacional, según un informe oficial difundido este sábado”, dijo una tercera también radicada en La Habana.

“El Gobierno cubano redujo del seis al dos por ciento la expectativa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de la isla para este año, una más entre las malas noticias económicas que han dado las autoridades del país en las últimas semanas”, apuntó otra en su reporte.

“La información fue dada por el vicepresidente del Consejo de Ministros de Cuba y titular de Economía y Planificación, Marino Murillo, durante una reunión en la que se anunciaron “medidas excepcionales” desde el próximo 1 de junio para reducir el consumo de electricidad”, dijo la misma agencia.

En fin, que de un mismo tronco, salen unas cuantas ramas. Lástima que algunas salgan con ciertos retorcimientos, etiquetadas con frases altisonantes bastante de modas y cómodas a algunos oídos entrenados en recepcionar, por la costumbre de los años, aquello que quieren oír.

Bueno, ahí está lo que decía en el título, el enfoque de la noticia. Creo que de ello también podemos hablar.