Archivo de la etiqueta: deporte

¿Cuál es la prioridad en una página web?

A la pregunta que formulo en el título se le pueden dar unas cuantas respuestas. Todo depende de sobre qué prioridad hablemos. Si es editorial, referida a los contenidos netamente, muchos tendrán opiniones diversas y encontradas sobre cómo dar una noticia, la agilidad, la celeridad que se necesita, la urgencia de decir primero, la competencia de otros medios alternativos a los tradicionales, en fin, serían muchas las maneras de acercarse y poder responder a una situación que nos pone a pensar qué prioridad ofrecemos a los contenidos en Internet.

Sin embargo, admito que ese tema es muy, pero muy complejo y depende de muchas miradas, pues ya sabemos que la información en este mundo globalizado pasa por diversos matices antes darse a conocer y no es mi interés hoy analizar tales cuestiones.

Prefiero, en aras de mantener el perfil que he defendido para este blog, que reflexionemos sobre algunos aspectos relacionados con la prioridad que ofrecemos, en cuanto a ubicación, espacio y tiempo, a los materiales que publicamos en nuestras páginas web.

Y lo digo ante el dilema vivido recientemente sobre la ubicación y permanencia de cierta noticia vinculada al tema del deporte en un espacio privilegiado de la web de Juventud Rebelde, ante lo cual surgieron disímiles posiciones sobre dónde ubicarla mejor, para darle mucho más preponderancia, o mantener el estilo más tradicional de ubicación de ese tipo de noticias, donde el lector se acostumbró a encontrarla.

Pudiera parecer poca cosa que nos pongamos a analizar si ponemos aquí o allá una nota, pero estaríamos subestimando nuestro más preciado tesoro: el lector.

Sépase que la primera y más alta defensa que hago en la publicación web es la necesidad de informar, por encima de todas las cosas.

Pero una vez que tenemos en la mano la información, podemos malograrla si no le damos una ubicación certera en correspondencia con su importancia intrínseca y, además, con el privilegio que le demos a la hora de ubicarla para que sea leída en la pantalla.

Porque, de qué vale tener una noticia de alta trascendencia, si la “escondemos” y no la hacemos visible en el momento oportuno y en el lugar adecuado.

Debemos aprender a dar prioridad en nuestras páginas web, lo que también lleva aparejado un mejoramiento en la titulación de las noticias, pues a veces observamos encabezados genéricos que solo lo entiende quien lo creó y la noticia, el gancho, se pierde en palabras que no transmiten nada.

Defiendo, por encima de todo, la visualidad de cuanto hacemos y creo que tenemos responsabilidad con la enseñanza de nuestros lectores, sobre todo con los más fieles, quienes, habituados a nuestras maneras de comunicarnos con ellos, pueden sentir decepciones si les cambiamos sus maneras de mirarnos cada día en la web. Ser consecuentes con ellos y darles la prioridad que merecen,   es una buena forma de mantenerlos juntos a nosotros. De lo contrario, buscan otros sitios para satisfacer sus ansias y en ese preciso instante, hemos perdido mucho del camino recorrido.

Pensemos sobre ello. Los espero como siempre con sus sabias opiniones.

Estrategias

Con la irrupción de Internet, muchas cosas han ido cambiando en la vida moderna. Esto no es nada nuevo, porque ya se habla con más frecuencia que antes, de las casi ilimitadas posibilidades que otorga la red de redes para la comunicación en los tiempos modernos.

Cada medio de prensa, por su cuenta, ha ido proponiendo sus fórmulas para adaptarse a lo que de nuevo o extraordinario propone la era de las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, y para cada cual, el resultado ha sido positivo desde el prisma con que se ha mirado la experiencia particular desarrollada.

Análisis estadísticos más cercanos a la experiencia del autor de este blog, indican que uno de los temas más buscados, al menos en Cuba, en las web periodísticas, es el Deporte, demostración de que la actividad del músculo, en cualquiera de sus variantes, pero sobre todo en ciertos deportes como el fútbol o el béisbol, despiertan un alto interés mediático, no importa el rincón del mundo donde esté sucediendo el acontecimiento deportivo.

Y escribo estas líneas a raíz de la última experiencia de las transmisiones, coberturas o ¿descripciones? en vivo, en tiempo real, por Internet, que llevó adelante Juventud Rebelde, y que se han ampliado más allá del reflejo, de esa manera, de los grandes acontecimientos políticos o sociales que ocurren en nuestra pequeña isla.

El último ejemplo de tales prácticas acabamos de tenerlo en el partido decisivo de la Liga Española de Fútbol, donde el Real Madrid- suerte mediante, o Cristiano Ronaldo en jornada de suerte- venció por 1 a cero al Barcelona.

Podría pensarse que no tendría mucho sentido que un periódico con carácter general y de un país donde del deporte nacional es el béisbol, estuviera pendiente de tal enfrentamiento, pues cuántos televisores no estarían encendidos en el mundo, pendientes de un juego que moviliza a millones en el planeta entero.

Y eso es una verdad, pero a medias. Un análisis de esa manera, reduciría la apreciación de hasta dónde podemos llegar cuando utilizamos intencionadamente las herramientas que poseemos.

La decisión de transmitir ese encuentro, jugada a jugada, segundo a segundo, cuya experiencia se viene repitiendo año tras año en la final de la Serie Nacional de Béisbol de Cuba, tuvo impacto directo en cuanto se hace diariamente y sus resultados son más que visibles al escrudriñar las estadísticas que resumen lo acontecido en el día anterior.

La estrategia fue clara. El acontecimiento deportivo, el suceso mediático del momento, era ese, y no podemos desaprovechar las oportunidades; pensar en buscar más tráfico, también es válido si utilizamos correctamente cuanto tenemos a nuestro alcance.

Y no es solo más visitas lo que se alcanza con semejante proceder. También están la seriedad, la responsabilidad, la inmediatez, el dinamismo, el posicionamiento. Todo se beneficia, no perdemos absolutamente nada.

Lo que quiero transmitir es que no deben ser ocasionales prácticas como la descrita. Lamentablemente, se aprovechan pocos en nuestros medios opciones de este tipo, y sí es verdad que se utilizan en los grandes momentos de la política, como recientemente lo fue la Revista Militar y desfile popular el 16 de abril, pero ¿por qué no hacerlo en otros acontecimientos, incluso, internacionales?, y que tienen una influencia en un segmento nada despreciable de los lectores habituales en Internet.

Si el deporte significa uno de los nichos por donde podemos captar más internautas, la intencionalidad en ese sentido no puede olvidarse.

Debe recordarse que cuando esos miles y miles de asiduos a tu web, deciden mantenerse “enganchados” porque encontraron allí el lugar ideal para conocer un resultado o para poder opinar o intercambiar criterios con otros “del más allá”, están también, de alguna manera acercándose al resto de las noticias que les proponemos, y eso es ganancia neta, a no dudarlo.

Debíamos aprovechar más momentos para buscar una mayor cantidad de lectores para nuestros sitios. Otra idea que pongo nuevamente a debate.

Nos están midiendo y…

Deseo abordar nuevamente el tema de la inmediatez de la noticia, y lo quiero hacer muy a propósito de los “reclamos” que lectores bien avisados nos hacen cuando somos muy, pero muy lentos, en ofrecer lo último que está en el ambiente.

En estos días de Copa Interncontinental de béisbol, algunos seguidores del deporte nacional cubano, han “subido” el listón de las exigencias para los sitios web del patio y las críticas que nos hacen, creo yo bien ganadas, se refieren a la falta de rapidez en informar en las páginas web cubanas de los resultados de los enfrentamientos del equipo Cuba en Taipei de China.

Volvemos entonces al tema de hasta dónde los medios debemos cambiar para ser fieles a esas exigencias de nuestros destinatarios, sobre todo cuando la inmediatez, esa condición que es tan intrínseca al Periodismo, no es precisamente lo que nos acompaña en ciertos escenarios.

Si algo nos falta todavía es nuestra poca visión del cuándo informar los acontecimientos, y en muchas ocasiones lo veo más vinculado a las prácticas rutinarias de antaño, mezcladas a las maneras de hacer de los medios tradicionales, que  a decisiones editoriales u otras mediaciones que pudieran incidir en cuanto hacemos.

La guerra mediática, de la que se habla mucho por estos días, también corre a una velocidad abismal y si bien a veces somos oportundos y rápidos para informar, aun no aprecio el mismo sentido para ciertos acontecimientos que de hecho son noticias de alta trascendencia noticiosa.

Las nuevas tecnologías nos ponen retos mayores, cada día, a quienes desde los medios debemos legitimar las noticias en un tiempo y un espacio reconocidos como tales.

Cuando el lector nos dice que hemos sido muy lentos en informar tal acontecimiento, o que han pasado ya varias horas y no hemos puesto nuestra opinión sobre algo que está ocurriendo, hemos perdido parte de nuestra efectividad para transmitir el mensaje.

Pudiera parecer un poco alarmista esta breve reflexión, pero creo que tenemos condiciones y escenarios para variar la percepción sobre este asunto.

Los lectores, que ya tienen la oportunidad de opinar, compartir, discrepar, disentir, en los entornos de la Internet, nos están midiendo.

Cada paso que damos es seguido por muchos de ellos con una atención multiplicada,  ya bien como cómplices nuestros o como competidores, o para conocer nuestra efectividad en el mensaje. La oportunidad para sumar a muchos más de ellos en este vehículo, no podemos desperdiciarla por nuestras incompetencias.

No defraudar, una clave para hacer Periodismo en los tiempos actuales.

Naranjas, vaqueros, pativerdes, tigres, en fin…

f0057241

En Cuba, la pelota es pasión, es ritmo, es sabor, es vida. Por eso la actuación del equipo nacional en el II Clásico Mundial despertó tantas opiniones, sobre todo críticas, que pasaron desde la ira hasta el cuestionamiento, desde infartos hasta altercados callejeros, y no exagero.

Ahora acaban de clasificar para la gran final del Campeonato Nacional de Béisbol los equipos que mejor demostración dieron en el terreno. Los parciales de Villa Clara y La Habana están de plácemes, sus novenas acaban de hacer, según los entendidos locales, una heroicidad, al sacar del camino a dos de los mejores equipos de la actual contienda, es decir a Ciego de Avila y Pinar del Río.

Para algunos, la desilusión que significó la derrota en el Clásico, había opacado completamente la continuación del campeonato cubano, al dejar de brazos y corazones caídos a muchos aficionados, que no lograban recuperarse ante tamaño desastre.

Sin embargo, he visto que la pelota volvió a la calle, aunque no a las principales arterias de la Ciudad de La Habana, pues todo el mundo critica el fiasco del conjunto de Industriales, y los fanáticos se niegan a hablar de ello. Fíjense si es así, que un conocido diseñador y amigo, que visitaba con mucha frecuencia la redacción, no ha vuelto a ponerse la gorra azul con la que se vanagloriaba, y mucho menos utiliza el pulóver del mismo color con la gran letra I, símbolo su afición por el equipo de la capital.

Pues fuera de la gran ciudad, y lo puedo corroborar ya que acabo de visitar dos provincias del centro de la isla, la gente sí habla de pelota y con mucho conocimiento y pasión.

Pero escucho y converso con los aficionados y algo que me ha llamado la atención últimamente, ha sido que la denominación que nuestros cronistas y comentaristas deportivos  le vienen dando a los diversos equipos, no está quizá como muchos de ellos quisieran, y piensan, en está “pegada” en  los seguidores de este deporte.

De un tiempo a esta parte los especialistas en deporte en los medios de prensa cubanos, introdujeron sus propias maneras de denominar a los conjuntos y para algunos de ellos los Naranja son de Villa Clara, los Vaqueros, de La Habana, los pativerdes o mediasverdes, de Pinar del Río, y así hay un equipo, que quedó hace rato en el camino, que le decían los alazanes, ¿la gente los reconoce así en la calle? Los titulares de los periódicos pueden decir, Naranjas por la libre en Santiago, refiriéndose a la victoria de Villa Clara ante el equipo de Santiago de Cuba, pero ¿está eso en el argot callejero, en la gente?

Sin embargo, nadie duda de que sea buen titular periodístico.

Los medios de prensa deben ¿reproducir? ¿recrear?, la vida y la cotidianidad, y la vida a veces puede ser una ¿buena? ¿mala? reproducción de lo que dicen los medios. Por ahí anda esa gran dicotomía entre lo que es y lo que queremos que sea.

El deporte nacional no escapa a esa realidad. Desde el próximo jueves las Naranjas pueden atragantarse en la garganta de los Vaqueros; o puede que estos últimos aplasten de un zapatazo al cítrico del centro.

O será mejor decir, Villa Clara y La Habana, los dos mejores de la pelota cubana volverán al campo de batalla. Invito a otras opiniones.