Archivo de la etiqueta: cuba

Una letra que muchos anhelan

Hoy no comentaré ningún tema de los que habitualmente abordo en mi pequeño espacio que es este blog.

Hoy les entrego a quienes me siguen, la letra de una canción memorable, que ya es himno para quienes en el mundo admiran el legado del Comandante Presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

He aquí la letra de la canción El regreso del amigo, compuesta por el destacado cantautor cubano Raúl Torres.

 

El regreso del amigo

(Canción inspirada en el Comandante Hugo Chávez Frías)

En la despedida del amigo queda un adiós detenido

Palabras que se congelan, ganas de ya haberlas dicho

Lágrimas que no se lloran pa´ no aceptar que se ha ido

Pena convertida en gloria, amanecer extendido.

Para la partida de un amigo que nos devolvió la risa

No hay adiós definitivo, ni finales de cenizas

Tanto corazón dolido no se va a creer la prisa

De la muerte que ha intentado manchar su roja camisa

Toda la ternura de este amigo desparramada en la brisa

De un pueblo que habían dormido, de una América hecha trizas

Nadie piensa que se ha ido, fue un momentico a la misa

Y va a volver con Sandino, con el Che, Martí y Bolívar

Ese rastro que dejó el amigo, ese antídoto de vida

Contra la sierpe que sueña América dividida

El que levantó al mendigo y compartió su comida

Su manera de estar vivo nunca va a tener medida.

Todos los amigos del amigo tienen el alma bordada

Con las frases que nos dijo con campechana sonrisa

Nadie piensa que se ha ido, fue un momentico a la misa

Y va a volver con Sandino, con el Che, Martí y Bolívar

 

Coro: Todos los amigos del amigo tienen el alma bordada

 

Improvisaciones:

De un pueblo que se despierta de una América arrasada

La ternura de este amigo es la luz desparramada

Con las frases que nos dijo con su risa campechana

Seguiremos el camino del amigo junto al alba

No hay adiós definitivo, ni finales de cenizas

 

Raúl Torres, cantautor cubano

7 de marzo de 2013

 

Tomado de Agenda Bolivariana, revista de la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en la República de Cuba

 

Los errores del corte y pega

En Cuba los estudiantes están en pleno proceso de receso docente y durante dos meses calurosos e intensos, disfrutarán de unas merecidas vacaciones, luego del largo y agitado período escolar.

Todos los niveles educativos toman un respiro antes de volver a continuar el camino, en septiembre,  en la formación de los estudiantes en las diferentes enseñanzas del país.

Por ello aprovecho este descanso para acercarme a un tema al que se debe prestar mucha atención y no solo en quienes estudian para superar un nuevo grado escolar, ya que en él no solo inciden los alumnos, pues desde mi óptica la responsabilidad mayor está en los padres y la familia en general.

Se trata, en esencia, del mal hábito que parece irse entronizando con cada vez más fuerza, de utilizar el corte y pega desde Internet para realizar cualquier tipo trabajo.

Si bien en las aulas es un pecado tomar acríticamente lo que busca en la red de redes, casi siempre Google mediante, pienso que peor aun es cuando profesionales de la prensa asumen actitudes parecidas para realizar un trabajo periodístico.

Porque un profesional que se respete, nunca descansaría la realización de su trabajo para su medio de prensa a partir del corte y pega de Internet, sobre todo porque siempre, más temprano que tarde, puede descubrirse el plagio cometido y ello en los tiempos modernos no es muy difícil de adivinar.

Y que conste que no estoy arremetiendo contra las fuentes documentales, esas que siempre han existido para la realización de cualquier actividad. Beber de lo hecho no es dañino, lo criticable aparece cuando, como he visto en no pocas ocasiones, se buscan temas,  se cortan, pegan y ya, zas, el trabajo quedó hecho y el reporte “bien” terminado.

Comento esta situación, sobre todo porque me preocupa que he visto en ciertos sitios periodísticos en Internet, el mal vicio del corte y pega para dar ofrecer una noticia, argumentar un trabajo, completar un artículo y entonces, se trasladan al lector los errores que de alguna manera están en los sitios originales, y que se asumen como correctos ante el desconocimiento y la asimilación acrítica del contenido, sin la constrastación primaria de lo encontrado.

Como una vez comenté en este post, los grandes buscadores como Google, no son magos ni dioses, solo herramientas que nos facilitan la búsqueda, nos la organizan, pero nadie debe pensar en que son perfectos y que no están exentos, en su manera de presentarnos los contenidos, de los grandes problemas que todavía hoy no son solubles en cuanto a la confiabilidad de la información.

Conozco a muchas familias fans del corte y pega para cumplir con la tarea de la escuela del niño o del adolescente e incluso en ciertos universitarios he visto esa peligrosa tendencia y sobre ello debemos reflexionar todos. Pero mi alerta mayor la dirijo hacia quienes desde los medios, no tienen el mayor pudor y asumen como normal algo que debería ser rechazado por su conducta antiética.

De ello me gustaría que comentáramos todos. Los espero.

Adelantos con Ramonet

Hola a los aun fieles a este blog desactualizado hace un par de meses. El tiempo, el implacable, casi no me ha dejado espacio para ocuparme de este pequeño rincón, una de mis mayores satisfacciones profesionales en la actualidad.

Pero bien, hoy solo quiero adelantarles que tengo en mis manos, en estos momentos, un exquisito texto del reconocido intelectual Ignacio Ramonet, titulado La explosión del periodismo. Internet pone en jaque a los medios tradicionales. Está acabadito de salir de la imprenta y gracias a un joven y destacado foto reportero ha llegado hasta mi el interesante texto.

Quiero decirles que me propongo, quizá en entregas semanales, deslizar mediante este post algunas ideas o capítulos del nuevo texto, que nos pone a pensar en muchos temas, algunos de los cuales han sido tratados en este espacio desde hace dos años y otros resultan verdaderamente reveladores de los cambios y transformaciones que están ocurriendo en el mundo de la comunicaciones y las nuevas tecnologías.

Hoy, solo para provocarlos y embullarlos a que sigan conmigo después de mi ausencia no deseada, les mencionaré algunos términos que aparecen en el texto y que ya comienzan a usarse en este mundo del ciberperiodismo, pero que son desconocidos por una gran mayoría, entre los que se incluyen los profesionales del Periodismo, los cuales, según Ramonet, estamos amenazados de quedar desempleados según evolucionan las cosas. Ver para creer.

Al menos yo no los había escuchado y las definiciones de Ramonet y otros estudiosos nos indican esa necesaria búsqueda constante de conocimientos a los que debemos estar prendidos día a día en un mundo cambiante y tan dinámico, que algo que nació hoy, envejece al día siguiente.

Por ejemplo, Ramonet ofrece una dimensión novedosa a los tradicionales Internautas a los cuales considera web-actores, a la luz de que el influjo de las redes sociales y la web 2.0 les permite completar, a los internautas, cada noticia añadiendo un matiz, un comentario, una cita, una foto o un video.

Dice Ramonet que la información se está volviendo en un work in progress, un material en constante evolución, una especie de conversación, un proceso dinámico de búsqueda de la verdad, más que un producto terminado.

Y adivinen, el destacado semiólogo ofrece un calificativo a tomar en cuenta para los estudiosos. Para él las web presentes únicamente en Internet toman el nombre de pure players. Ya en Cuba, siguiendo el razonamiento de Ramonet, contamos con unas cuantas.

Otro adelanto y me detengo.

¿Qué sociedad nos espera? Bueno, sepamos que ya también hay una definición que me parece muy completa aunque la palabra pueda parecer extraña y hasta difícil de pronunciar en el castellano. Dice Ramonet que nos dirigimos hacia una sociedad de prosumers, es decir de prosumidores (productores-consumidores).

Como les decía, el nuevo texto acabado de salir promete, al menos para los estudiosos e interesados en este apasionante tema, una actualización de múltiples conceptos, ideas, razonamientos que pueden enriquecer los conocimientos que todos tenemos o quisiéramos tener en la inigualable Era de las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

Si les parece interesante, les pido, como siempre, que me ofrezcan sus consideraciones y si les interesa que poco a poco les comente por esta vía tan interesante propuesta, haganlo saber. Los espero.

La ética, las redes sociales y el correo electrónico

Un poco largo el título, lo sé, pero trataré de justificarlo mientras escribo este nuevo post.

Me está preocupando mucho, pero mucho, que estemos olvidando, ciertos profesionales y en ciertos escenarios, al seguir el ritmo trepidante que nos imponen las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, principios elementales de las relaciones humanas y de la conducta cívica, que por mucho tiempo fueron bandera en nuestro diario acontecer.

Difícil es hablar del tema al que me arrimo hoy, sin mencionar pelos y señales, como se dice por ahí, pero no caeré, yo mismo, en lo que voy a enjuiciar más adelante.

Ejemplos sobran en los últimos tiempos de lo dañino que ha sido para colectivos o personas, la circulación a través de la red de redes, de contenidos de todo tipo, a veces hirientes, otras irrespetuosos, infundados en muchas oportunidades, plagados de subjetividades en no pocos momentos, faltos de compromiso, de sinceridad o manipulados, en fin, el listado, no solo en Cuba, me imagino que debe tender hacia lo infinito.

Sin embargo, debo decir que si algo debe marcar nuestra aproximación a todo lo nuevo que nos presentan las redes sociales o el correo electrónico como herramientas de intercambio de ideas, de mensajes, de palabras, debe ser un comportamiento ético como primera condición.

Porque de nada vale que asumamos en escenarios virtuales como los descritos, posiciones de cierto tufillo extremista,  o multipliquemos banalidades, o asumamos posiciones hipercríticas,  que se acercan más a la búsqueda de protagonismos que a otra cosa, cuando se pueden dilucidar opiniones contrarias desde el respeto, el debate y el diálogo franco.

Quienes se escudan, o mejor dicho, se refugian en esos espacios, para disentir de hechos, o posturas, o análisis de otros de su mismo medio, lo que hacen, desde mi percepción, es autoaniquilarse, pues siempre quedará al descubierto la manera hipócrita en que condujo el asunto.

No debemos, y lo he reiterado en muchas ocasiones en otros post de este blog, caer en ingenuidades si de las redes sociales se trata. No debemos, estimular o abrir brechas innecesarias cuando lo que hay que discutir, entre profesionales, no tiene por qué alcanzar connotaciones públicas que a larga, provocan más daños que beneficios.

Es una de mis recomendaciones a aquellos que pretenden utilizar, por ejemplo, a Facebook, como punta de lanza o espacio para expresar juicios antiéticos sobre colegas o medios, sin percatarse de cuán vil pueden resultar acciones de esa envergadura.

Algunos podrán decirme que ese escenario ha emergido como un lugar para la libertad de expresión, y yo diría que estoy de acuerdo hasta el punto en que esa palabra pasa a convertirse en puro libertinaje, como decimos en nuestra pequeña Isla. Cuando la irresponsabilidad aparece, no hay mucho más que hacer.

¿Y que tiene que ver todo esto con el correo electrónico?, se preguntarán otros. Pues que como mismo el mal uso de Facebook, Twitter y otros tantos, pueden poner al descubierto debilidades éticas sino se piensan bien los pasos a seguir, debemos advertir lo necesario que es conocer qué escribimos, enviamos y compartimos vía email.

No debemos pecar, aquí tampoco, de ingenuos, porque nos puede salir mal una jugada por no prever y medir las consecuencias y el alcance de una herramienta tan poderosa.

No es el correo la vía para externizar cuánto problema personal, laboral o social, nos ocurra a diario. Al menos es mi sugerencia para aquellos que lo utilizan con fines de ese tipo y luego corren arrepentidos para tratar de subsanar el fallo que cometieron.

No entiendan esto que escribo como un regaño. Nada de eso. Quienes siguen este espacio saben que lo que pretendo con él es dialogar, sugerir, intercambiar, llegar a consensos entre todos, pero siempre desde la mayor altura, con la ética como razón primera. Es un alerta, solo eso.

Los espero, como siempre, con nuevas ideas que enriquezcan lo que aquí comparto.

Estrategias

Con la irrupción de Internet, muchas cosas han ido cambiando en la vida moderna. Esto no es nada nuevo, porque ya se habla con más frecuencia que antes, de las casi ilimitadas posibilidades que otorga la red de redes para la comunicación en los tiempos modernos.

Cada medio de prensa, por su cuenta, ha ido proponiendo sus fórmulas para adaptarse a lo que de nuevo o extraordinario propone la era de las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, y para cada cual, el resultado ha sido positivo desde el prisma con que se ha mirado la experiencia particular desarrollada.

Análisis estadísticos más cercanos a la experiencia del autor de este blog, indican que uno de los temas más buscados, al menos en Cuba, en las web periodísticas, es el Deporte, demostración de que la actividad del músculo, en cualquiera de sus variantes, pero sobre todo en ciertos deportes como el fútbol o el béisbol, despiertan un alto interés mediático, no importa el rincón del mundo donde esté sucediendo el acontecimiento deportivo.

Y escribo estas líneas a raíz de la última experiencia de las transmisiones, coberturas o ¿descripciones? en vivo, en tiempo real, por Internet, que llevó adelante Juventud Rebelde, y que se han ampliado más allá del reflejo, de esa manera, de los grandes acontecimientos políticos o sociales que ocurren en nuestra pequeña isla.

El último ejemplo de tales prácticas acabamos de tenerlo en el partido decisivo de la Liga Española de Fútbol, donde el Real Madrid- suerte mediante, o Cristiano Ronaldo en jornada de suerte- venció por 1 a cero al Barcelona.

Podría pensarse que no tendría mucho sentido que un periódico con carácter general y de un país donde del deporte nacional es el béisbol, estuviera pendiente de tal enfrentamiento, pues cuántos televisores no estarían encendidos en el mundo, pendientes de un juego que moviliza a millones en el planeta entero.

Y eso es una verdad, pero a medias. Un análisis de esa manera, reduciría la apreciación de hasta dónde podemos llegar cuando utilizamos intencionadamente las herramientas que poseemos.

La decisión de transmitir ese encuentro, jugada a jugada, segundo a segundo, cuya experiencia se viene repitiendo año tras año en la final de la Serie Nacional de Béisbol de Cuba, tuvo impacto directo en cuanto se hace diariamente y sus resultados son más que visibles al escrudriñar las estadísticas que resumen lo acontecido en el día anterior.

La estrategia fue clara. El acontecimiento deportivo, el suceso mediático del momento, era ese, y no podemos desaprovechar las oportunidades; pensar en buscar más tráfico, también es válido si utilizamos correctamente cuanto tenemos a nuestro alcance.

Y no es solo más visitas lo que se alcanza con semejante proceder. También están la seriedad, la responsabilidad, la inmediatez, el dinamismo, el posicionamiento. Todo se beneficia, no perdemos absolutamente nada.

Lo que quiero transmitir es que no deben ser ocasionales prácticas como la descrita. Lamentablemente, se aprovechan pocos en nuestros medios opciones de este tipo, y sí es verdad que se utilizan en los grandes momentos de la política, como recientemente lo fue la Revista Militar y desfile popular el 16 de abril, pero ¿por qué no hacerlo en otros acontecimientos, incluso, internacionales?, y que tienen una influencia en un segmento nada despreciable de los lectores habituales en Internet.

Si el deporte significa uno de los nichos por donde podemos captar más internautas, la intencionalidad en ese sentido no puede olvidarse.

Debe recordarse que cuando esos miles y miles de asiduos a tu web, deciden mantenerse “enganchados” porque encontraron allí el lugar ideal para conocer un resultado o para poder opinar o intercambiar criterios con otros “del más allá”, están también, de alguna manera acercándose al resto de las noticias que les proponemos, y eso es ganancia neta, a no dudarlo.

Debíamos aprovechar más momentos para buscar una mayor cantidad de lectores para nuestros sitios. Otra idea que pongo nuevamente a debate.