Archivo de la etiqueta: clic

La confianza en la web no puede ser ilimitada

Quizá algunos digan que tengo cierta obsesión con el tema que les propongo hoy. Tiene  que ver, en esta ocasión, con algo que en los medios de información se viene discutiendo mucho y que está relacionado con Internet, bajo la pregunta, ¿hasta donde fuente?,  ¿hasta donde medio?

En un post anterior traté sobre el tema de si Google era el sitio más idóneo para la recuperación de la información que necesitamos y muchos fueron los comentarios, tanto a favor como en contra.

Hoy, a raíz de cierto debate sobre las cifras oficiales utilizadas en algunos trabajos periodísticos, quiero reflexionar sobre si todo lo que encontramos en la gran telaraña mundial es igual de confiable para estos objetivos.

Hace algunos años, antes de la aparición de Internet, los periodistas acudían  para la comprobación de la veracidad de sucesos, hechos, acontecimientos, cifras u otros datos, a las fuentes documentales que existían en centros de información, bibliotecas o en servicios especializados en esos menesteres y existía, incluso, la posibilidad de que la persona que lo brindaba, como ciertas bibliotecarias que hoy se extrañan bastante, “abundara” a partir de sus conocimientos sobre lo que uno buscaba para preparar el trabajo.

En pleno siglo XXI, en la era de las nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, con un simple clic llegamos al “lugar” donde “encontraremos” lo que estamos buscando y lo damos por hecho y como una verdad fuera de toda duda. Que el desarrollo tecnológico haya ofrecido esa gran oportunidad es un avance que no puede desconocerse, solo que, como todo en esta vida, debemos tener cautela y saber discernir qué y cómo utilizaremos lo “encontrado”.

Estamos entonces ante la disyuntiva de respondernos hasta dónde una fuente encontrada en Internet puede ser confiable o no.

No pongo en entredicho, por supuesto, la veracidad de sitios serios, oficiales, tanto de medios de prensa como institucionales de cualquier parte del mundo, pero todavía me quedan ciertas dudas de que todo lo que busquemos y encontremos en la web, y fíjense que hablo más allá de Google, pueda ser realmente la referencia para ofrecer datos fidedignos a los lectores, en el caso de los profesionales de la comunicación.

Hace unos días el mundo celebró el aniversario 65 de la derrota sobre el fascismo. Desde que estudiamos historia en las secundarias y los preuniversitarios, cada profesor que impartía esa asignatura nos decía que las víctimas soviéticas en el holocausto estaban cifradas en los 20 millones de personas. El paso de los años ha ido ofreciendo más claridad en cuanto a la cantidad de seres humanos que perdieron la vida por aquel motivo y hoy se habla de mucho más muertes.

Sin embargo,  cuando se acuden a fuentes de información para corroborar las nuevas cifras, el camino hacia la meta final tiende a dificultarse. Es así, que en esa gran anarquía que es la red, aparecen datos diferentes, en un sinnúmero de fuentes, sobre la cantidad de víctimas fatales de la ex URSS en la Segunda Guerra Mundial. Hay sitios que hablan de 30 millones, otros de 27, otros de 25, y así una cifra interminable de “lugares en la red”, que ofrecen datos no coincidentes.

La pregunta es, ¿por qué fuente nos guiamos? ¿Cuál de las que “encontramos” en Internet es la más confiable? ¿Acaso la que aparece en la primera pantalla, como primer resultado de la búsqueda? ¿Puede ser Internet una fuente confiable para el trabajo periodístico?

Estas y otras muchas preguntas nos podemos hacer ante la fragilidad de la que podemos ser víctima cuando de información se trata.

Relacionado a este tema está, por otro lado, si es recomendable o no utilizar
información que “busquemos” en la web como referencias serias para trabajos científicos, como por ejemplo,  en la citas bibliográficas en Tesis de Maestría o para aspirar al Doctorado en Ciencias.

Y digo más, ¿acaso los blog están fuera de este criterio?, o ¿algún trabajo publicado en ese tipo de plataforma podemos considerarlo con valor científico aprovechable en un estudio sobre cualquier tema de investigación?

Serían demasiadas preguntas para un solo post. Sobre este último enunciado volveré nuevamente.

Por el momento, creo firmemente que no debemos tener una confianza ilimitada y acrítica, cuando de buscar información en Internet se trata.