Opinar, el dilema

Adecuar a nuevas circunstancias, fórmulas nacidas de una práctica cotidiana, es siempre saludable. Y lo es mucho más si de la Comunicación, en su amplio espectro, se trata.

Quienes pensaron y aún piensan que el Periodismo desaparecerá con la llegada a escena de la Web 2.0 o web social y que vaticinaron que los profesionales de la comunicación quedarían en desventaja, desde la hora en punto que la socialización de las herramientas de Internet ofrecen a los lectores la posibilidad de convertirse en comunicadores en potencia, deben volver a pensar en sus formulaciones.

Y no para que las cambien, sino más bien se trata de readecuar conceptos, ideas, visiones, a fenómenos que surgen de pronto, sin estar “planificados”.

Digo esto porque en algún momento inicial se minimizó a la Internet y todas sus potencialidades, llegando a satanizarse en ciertos contextos,  pero luego se ha pasado al otro extremo y para algunos nada hoy es más importante que el uso de las redes sociales y todo lo que viene junto a ellas y dejan, diríamos en un segundo plano, la importancia intrínseca de los grandes medios.

Desde mi experiencia personal, creo que la realidad  pasa por lograr un equilibrio entre los beneficios y las limitaciones que se generan en ese ámbito concreto y un aprovechamiento de virtudes y defectos o ventajas y desventajas tanto de los medios de prensa, como de redes de gran alcance global como Facebook o Twitter, por citar solo dos de ellas.

Los periódicos, en las actuales circunstancias, tienen que continuar acercándose cada vez a lo que su público quiere, pero no pueden perder el protagonismo que tienen, o mejor dicho, no pueden entregarlo o dejar que se lo “roben”, sin pelear, quienes del lado de allá reciben los mensajes que proponen.

Para explicarme en la idea, voy a acudir a un ejemplo, vinculado a la efervescencia que ha provocado en Cuba la final de la Serie Nacional de Béisbol.
Juventud Rebelde, en los últimos años, alimentó una especie, y fíjense que digo especie, de Foro de Discusión relacionado con temas sobre la pelota y la pasión que desata, que poco a poco fue ganando adeptos y se convirtió en una Esquina Caliente Virtual, donde cada día cientos de cibernautas trasladaban sus apreciaciones sobre lo acontecido en la jornada anterior.

Sin embargo, desde la salida del nuevo sitio y la posibilidad de comentar los trabajos (filos0fía web 2.0), ha sucedido un curioso fenómeno. Ya el Foro no lo es como tal, es más, se aprecia ahora poco “movimiento”  en él.

¿Qué ha sucedido? El escenario para el intercambio de ideas sobre el deporte nacional se trasladó hacia otro espacio, legitimado a partir de los trabajos periodísticos de los profesionales del medio.

Es así que los trabajos sobre los resultados de cada partido se han convertido en los Foros de Discusión y la Esquina Caliente Virtual y no el espacio que  una vez preconcebimos para esos menesteres.

Entonces, lo que antes se pensó como un lugar para el debate, la polémica y la discusión, ha quedado relegado por el trabajo del periodista, que desde su posición de actor social, ofrece su visión para el cibernauta y asume los retos que impone el disentir en un medio como Internet, bajo el influjo de la famosa web social o 2.0.

Por ello, pienso que el papel del periodista en este mundo de las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones no puede subestimarse como algunos han pretendido por ahí, ni debe relegarse a planos secundarios como ciertos teóricos han hecho creer, aun cuando sepamos que las redes sociales han alcanzado un boom impresionante y nada subestimable.

Los profesionales que trabajan en los medios deben continuar haciendo su labor, y tienen el compromiso, además, de ser promotores de buscar en cada entrega la mayor amplitud de criterios, opiniones; no hay que huir de la polémica, el disentimiento, la opinión sincera.

Los medios hoy, y la pelota lo ha demostrado, prenden la chispa para convertir un tema en termómetro social, a partir del cual se mueve todo en los carriles de la información.

No estar de espaldas a esa realidad, es otra manera de contribuir a que el Periodismo siga ocupando el lugar que le corresponde, por derecho propio, dentro de la estructura organizativa de la sociedad, y que no obstante la aparición de las nuevas tecnologías, los medios puedan continuar siendo referencia en el mundo comunicacional.

Claro, depende mucho de qué y cómo los profesionales asuman el reto. Lo importante, es opinar, ahí está el dilema.

Quedo abierto a otras opiniones, y vale la redundancia.

Be Sociable, Share!

4 pensamientos en “Opinar, el dilema

  1. avatarYordanis Rodriguez

    Hola pelayo estaba medio perdido de su blog pues estaba para mi casa en Holguín y luego corte de tesis.. etc

    Bueno con respecto al tema, si usted supiera que era uno de los que le iba a sugerir para que nos diera su opinión , y bueno usted se me adelantó para mi Beneplácito.

    Al grano. En mi Portal aca en la UCI me ocurre lo mismo, tengo un foro con diversos temas y antes de ponerle opciones de comentarios a los artículos periodísticos fluía muy bien y las opiniones eran bastantes.

    Luego de habilitarle el sistema de comentarios disminuyó exponencialmente y hoy en día solo se comenta 2 ó 3 cositas, en cambio los artículos son sendos sistemas de debates que en ocasiones hacen que el scroll del mouse llegue a aburrirte, menos mal que existe el paginado(risas).

    Sin embargo creo que debe existir un equilibrio entre el foro y los comentarios de los artículos.

    Aveces los usuarios se van del tema del artículo y comienzan a opinar cosas que no tienen nada que ver y ahí es donde uno como webmáster o editor debe tomar la decisión de crear un nuevo hilo en el foro y redirigir el debate elaborado en ese artículo hacia allá.

    En mi experiencia personal se me han creado hilos muy populares en el foro y estos han salido de los mismos artículos que fueron bombardeados por comentarios de los usuarios del protal.

    En fin buen coemntario amigo Pelayo. Seguiré aquí tras cada reflexion suya como verdadera clase para nosotros que somos principiantes en el mundo de la información digital.

    Saludos una vez más desde la UCI.

    La dirección en facebook de mi portal por si les interesa. Lástima que se ve solo desde dentro de la UCI el mismo, pero desde ahí pueden ver algunas cositas jeje.

    http://www.facebook.com/octavitos

  2. avatarJuan Morales Agüero

    Pelayo, saludos. Desde hace casi una década sigo por Internet, jornada por jornada, la Liga Española de fútbol. Allá juegan miércoles, sábado y domingo. Concluidos los partidos -e, incluso, en las previas, como llaman allá a la antesala-, me bebo con fruición todas las secciones especializadas de los periódicos deportivos madrileños Marca y As; y de los barceloneses Sport y El Mundo Deportivo. Te puedo asegurar que, a pesar de que estas publicaciones cuentan con las posibilidades que brinda la Web.2, jamás -¡jamás!- vi allí una avalancha de opiniones ni siquiera remotamente parecida a la que ha generado la web social en Juventud Rebelde en este campeonato nacional de béisbol a partir de los materiales de un periodista. Esto trasciende el campo de la Comunicación para incursionar en el de la Sociología. Hay de todo en este saludable y asombroso ejercicio de opinión: variedad, inteligencia, humor, conocimientos, respeto, equilibrio, lucidez, patriotismo, color… También, como en todo buen mural, ironía, sordidez, chovinismo, regionalismo, prejuicios, celos… Todo esto, precisamente, es lo que le ha dado al apartado -creo yo- una ineditez absoluta. El tema todavía es joven. Sin embargo, tengo la impresión de que ya merece una tesis universitaria. Este terremoto, este movimiento telúrico que ha generado la pelota en Juventud Rebelde carece de precedentes en Cuba. Y no creo que el el mundo exista algo parecido. Ni siquiera en el fútbol, que ya es mucho decir.

  3. avatarGiulia

    Bien pues, me parece que el comentario es dulzón, meloso, para hablar de opiniones, y de la Pelota, nuestro deporte nacional, se requiere de pasión, creo amigo Pelayo, que le falta pasión a su artículo, se pierde en reflexiones, se envanece en comentarios, dónde queda la pasión??? y sobre la opinión, ud. conoce, nada que le guste más al cubano que opinar, así somos, así hemos echado pa´lante todos estos años.

  4. avatarLivia

    Pelayo, qué interesante tu comentario. A mi juicio, mucha ética.

    Y por cierto, creo que facebook explota con la pelota!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*