Los engaños de Word y la edición de prensa

Todos sabemos las “facilidades” que ofrece Microsoft Word para quienes utilizan el procesador de textos más popular en el mundo. No voy a describir aquí sus bondades para la edición de materiales, la corrección, la utilización de diferentes estilos, para diseños, manejos de correspondencias, utilización de sinónimos, etc. Habría que dedicar a alguien, porque sus inventores seguro no lo harán, a que nos diga cuántas son las funcionalidades que ofrece esta herramienta de uso continuado y común en todas las partes de este planeta, por supuesto, computadora mediante.

Sin embargo y ya una vez abordé el tema en este mismo blog; las tecnologías también nos tienden algunas trampas y para ellas debemos estar preparados. No confiar plena y ciegamente en ellas es quizá el mejor antídoto para no caer en su engaño, que nos puede llevar a cometer errores que después no tienen solución si encontraron el fin en una edición impresa de cualquier publicación.

En este post solo voy a hablar, a manera de alerta para quienes trabajamos en el mundo del Periodismo, sobre la necesidad de no confiar plenamente en las posibilidades que ofrece Word para corregir las palabras, que, según el procesador, están mal escritas.

¿Cuántas veces no hemos escrito una palabra bien, y el dichoso programa nos la marca en rojo, o la pone en azul, porque para “él” existe una mala conjugación? ¿No hemos sido víctimas de errores en la escritura de nombres y apellidos que el “querido programa” no reconoce, como por ejemplo el mismo apellido de este escribidor, el cual Word reconoce como Ferry y no como Terry? Es verdad que ofrece la posibilidad de agregar la palabra desconocida para que pase a formar parte de su “diccionario”, pero ello no elimina per se la posibilidad de la equivocación, sobre todo cuando el uso de la PC no es exclusivo de una sola persona y es múltiple el escenario donde se puede actuar.

Ejemplos puede haber muchos otros, pero lo más importante es confiar en nuestras capacidades y nuestros conocimientos. Las tecnologías pueden abrirnos ciertos caminos, pero lo principal es la preparación de quienes detrás de cada una de ellas se sientan, en la seguridad de que nunca, por muy avanzado que esté, habrá herramientas que pueda sustituir nuestra formación profesional. Y además, ello debe ir acompañado, al menos en mundo del Periodismo donde interactúo, de otras prácticas, como la autoedición de los contenidos que creamos, paso indispensable que todo profesional debía asimilar. Es la capacidad primera que tenemos para darnos cuenta nosotros mismos de si hemos cometido alguna pifia.

Nos juega una mala pasada y no sabemos, luego, como distanciarnos de ella para mejorar lo que queremos.

Creo que sin demeritar el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones, lo más sensato siempre será confiar en nuestros instintos y nuestra formación cultural y académica, la cual, cada día debemos continuar cultivando. Solo así, los errores que Word “arregla”, no se convierten en errores que Word multiplica. Ahí les dejo la puerta abierta para que opinen y ofrezcan otras consideraciones.

Be Sociable, Share!

18 pensamientos en “Los engaños de Word y la edición de prensa

  1. avatarBBZ

    Mis felicitaciones Granma por el cambio de look y dar la posibilidad a los usuarios de la prensa a opinar ….

  2. avatarJosé Molina Vidal

    Ud. lleva razón, a mi me ha sucedido y como no soy un entendido, he llegado a creer que es el sistema operatico. Ahora mismo se me ha modificado el tamaño de la letra. Gracias Molina

  3. avatarCarlos Parra Zaldivar

    Mis saludos para Ud. le comento que coincido con su criterio de no confiar en las correcciones que nos sugiere el Word cuando estamos redactando un documento, pues está claro que sus diccionarios están hecho sobre la base de un grupo de vocablos más o menos usados en la lengua española, y por tanto no tiene todo lo que en ocasiones el usuario escribe, si por casualidad está redactando un texto científico u otro con un lenguaje más técnico, ahí se complica y para colmo nuestro Español, el que hablamos en Cuba no aparece entre los diccionarios que tiene, solo el español de España, México, Puerto Rico, etc. Sin embargo, existen alternativas que son perfectamente usables acá en Cuba, me refiero a las plataformas ofimáticas de Software Libre, en particular LibreOffice, que para el trabajo periodístico son muy fáciles de usar, y lo mejor que tienen estas aplicaciones es la personalización de los diccionarios, pues puedes crear tus propios diccionarios, además, es la única plataforma ofimática en aparece el diccionario del Español que hablamos en Cuba, cosa que no verás en la monopólica Suite de Microsoft, y lo más importante es que su formato nativo es un estándar internacional, no así el Word 2003, que es el que casi todo el mundo en Cuba usa. Se pueden abrir con el Writer, procesador de texto de LibreOffice, cualquier documento de texto que tenga de Word en cualquiera de sus versiones 2003, 2007, 2010 y 2013 e igualmente lo puedes guardar en esos mismos formatos, aunque lo recomendable es usar su formato nativo ODT ( Open Document Text), es decir, Formato de Documento Abierto. Si quieren conocer más de estas aplicaciones puede visitar el sitio:
    http://carlosp.cubava.cu espacio digital cubano dedicado especialmente a la difusión de estas alternativas.

  4. avataralina

    Tampoco soy periodista y coincido totalmente con Paloma y, por supuesto que respeto todos los comentarios pero me surge una duda respecto al de Oscar, porque evidentemente saltan las faltas de tildes al escribir …común,mayúscula ,discúlpeme y artículo…¿es culpa del empleo de Word ?. Por ello apoyo totalmente lo que nos propone Pelayo…¨lo más sensato siempre será confiar en nuestros instintos y nuestra formación cultural y académica, la cual, cada día debemos continuar cultivando¨… , ya que ninguno de estos términos es un nombre complicado o inventado.

  5. avatarJose

    Yo también he seleccionado el teclado en inglés, y no solamente para el español y el inglés, sinó que casi para cualquier idioma con alfabeto latino es el mejor. Así se pueden escribir no solo ñ, sinó ã , ç o ê en portugués, ponerle la diéresis a la ü de Camagüey, etc, etc. No resisto que los “keycaps”, los símbolos sobre las teclas no concidan con lo que escriben, es una fuente de errores y perdida de tiempo, y con inglés internacional practicamente he olvidado escribir los símbolos ASCII con sus equivalentes numéricos, es mas trabajoso y no lo necesito.Las PC que uso son de mi uso exclusivo, así que no tengo los problemas de las máquinas compartidas, solo que los diccionarios se me “desfasan”, no todos tienen los mismos arreglos y no se si será posible “exportarlos”y compartirlos. En ingeniería existen muchas unidades que el diccionario interno de Word (y diría que del Office completo) las proponen mal, ojo con eso.
    No he probado el Larousse, me queda la curiosidad por probarlo, aunque en general no uso diccionarios adicionales. Las rayitas verdes bajo el texto me han “obligado” a escribir mejor, con mejor estilo de redacción, aunque, cuidado, no son infalibles, que la escritura en ingeniería no sigue siempre los mismos giros que la literatura, por aquello de los modismos técnicos y neologismos, que “tienen via propia”. Siempre que escribo en otro idioma que no sea español, trato de marcarlo todo en el idioma correspondiente, para que al hacer la revisión ortográfica no me “salten” como incorrectas, y si, ocurre a veces que uno omite una letra o se puede equivocar en palabras poco frecuentes.
    Resulta interesante comparar los puntos de vista de cada uno de los que hemos escrito, a algunos, los ignoraré en silencio, a otros, les agradezco sus sugerencias.

  6. avatarPaloma

    Yo no soy periodista pero trabajo con ese programa y coincido con lo expresado por Ud. nunca utilizo la opción de revisión, prefiero escribir correctamente e incluso revisar directamente, pues nuestro idioma es muy rico y en ese proceso de revisión no solo arreglo sino enriquezco con mejores ideas lo escrito. Claro la tecnología tiene muchas ventajas a diferencia de las antiguas máquinas de escribir que exigían de una un alto rigor. Pero como Ud. prefiero prepararme y dominar un vocabulario extenso con un conocimiento adecuado sobre redacción y estilo que me permita embellecer lo que escribo. Saludos.

  7. avatarluis

    colega pelayo, de acuerdo con usted, no podemos dejar que word sea “editor de mesa” porque eso es imposible, pero sin dudas word es fenomenal desde todo punto de vista: gráficas, diseños, tipos de letras, colores, y un etc interminable… porque word es una familia que la integran además excel, power point… porque cuando “bajas word for windows” llegan todos.
    te doy mi experiencia personal, tengo que escribir en inglés y español y no me gustan los programas en español porque las traducciones a los commandos son horribles. entonces hay una herramienta que muchas personas desconocen y de la cual yo saco mucho provecho: mi keyboard o teclado lo tengo programado en United States-International, lo cual me ayuda a escribir en español, manteniendo el inglés, de una manera más rápida y fácil.
    por ejemplp para la ñ simplemente con un dedo de la mano izquierda sostengo la tecla de shift y toco la tecla del guión que está al lado izquierdo del número 1 y a continuación saco los dedos de ambas teclas y toco la n y sale convertida en ñ.
    para los acentos algo parecido: si necesito poner un acento en una palabra que termine en cion por ejemplo, pues simplemente toco la tecla donde están las comillas y el apostrophe y a continuación toco la letra que quiero acentuar y aparece el acento. no hay que mantener el dedo en la tecla de la comilla y el apostrophe.
    y he dejado a propósito algunas palabras que he escrito en español pero word automaticamente las refleja en inglés. así que tenemos que editar de todas maneras.
    por cierto, ya se ven algunos cambios, aunque pequeños, en el web de granma. pero cambios que se notan. y hacen lucir el web mucho major.
    a propósito te incluyo mi email para si me puedes escribir poderte compartir una anécdota personal que no es para publicar. saludos!

  8. avatarRosa C. Baez

    Por el contrario que Oscar, pienso que el artículo sí aporta, Pelayo, pues muchas veces, sobre todo a los jovenes con menos experiencia y menos lecturas, los confunde el famoso subrayado… si queremos seguir subordinados a la tecnología, instalar en la PC un diccionario como el GDLE Larousse puede ser un auxiliar eficaz. Es un ejecutable que podemos abrir y cerrar a voluntad. Abrazos, siempre que puedo te leo!!

  9. avatarOSCAR

    Estoy en parte en desacuerdo con usted en lo que concierne los nombres y los apellidos, me explico
    Con respecto a los nombres propios es normal que si es un nombre no comun en nuestra lengua no puede estar presente en el diccionario castellano, en Cuba hay muchos nombres raros como el suyo.
    En lo que concierne a los apellidos, universalmente son usados en mayuscula, no sé en Cuba, el programa word no rectifica las palabras en mayuscula.
    Nada es perfecto pero disculpeme al escribir que su articulo no aporta nada interesante.
    Oscar

  10. avatarjulian

    buenas tardes. completamente de acuerdo con usted. el ser humano es la herramienta fundamental, es la verdadera máquina. no debemos dejarnos llevar ciegamente por ninguna tecnología que, al fin y al cabo, ha sido creada por seres humanos.
    debemos prepararnos, estudiar, cultivar nuestro entendimiento y aumentar nuestros conocimientos. La computadora es un instrumento mas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*