Los colores de la autenticidad

En el camino que andamos para mejorar nuestras entregas hacia la web, me acaba de surgir otra duda. Saben los que siguen este espacio que voy tratando de “poner” temas que puedan resultar de interés para aquellos que sienten y necesitan debatir sobre el Periodismo e Internet y que parten, casi siempre, de la experiencia del medio donde me desenvuelvo.

Y no solo de ahí, sino también de revisiones sistemáticas de medios de comunicación de todo el mundo y de páginas web diversas, donde comparo, analizo, busco similitudes y diferencias con lo que hacemos cada día, con el objetivo supremo de encontrar las mejores herramientas y experiencias en aras de hacer un Juventud Rebelde mejor.

Para algunos, el traslado hacia la web de los contenidos de las ediciones impresas es un sacrilegio al que no debemos seguir apostando, para otros es una necesidad adaptarlos en el nuevo escenario donde serán consumidos, y para otros debe ser una combinación entre lo que publica el medio tradicional y lo que buscan los equipos de soporte de las web periodísticas, con el objetivo primero de mantener actualizado el sitio durante el mayor tiempo posible.

En ese contexto, en algunos medios, y en Cuba ciertos periódicos provinciales ya lo han hecho norma, así como algunos nacionales, se publican los PDF de las ediciones impresas, un servicio de valor agregado al que muchos no consideraron importante cuando se aplicaron esas prácticas en los inicios de la incursión cubana en la red de redes, al considerarlo como un producto que tendría poco valor, pues la pantalla de la computadora lo resolvía todo.

Sin embargo, para aquellos escépticos, puedo decir, al menos en mi experiencia inmediata, que la consulta a las ediciones impresas en los sitios web crecen por día, no sé si es porque los reimprimen en algún otro lugar (lo dudo), o si los reflejos de tantos años no se borran, y muchos de los que los llaman inmigrantes digitales, no resisten una lectura larga delante de una pantalla y recurren a la impresión de las páginas tal cual salió en la versión impresa del medio.

No tengo todos los elementos a mano. Solo puedo dar fe que las consultas a las ediciones impresas de Juventud Rebelde crecen por día, con cifras que pueden resultar llamativas dentro del contexto digital.

Ahí llega otro enigma. En Cuba, al menos todos los periódicos, tanto los nacionales como los de circulación territorial, se imprimen a dos tintas, lo que significa que no hemos llegado la cuatricomía en la prensa, aunque confío que algún día  las condiciones nos permitan editar periódicos diarios a color.

Hasta tanto no llegue ese momento, y se sigan poniendo los PDF en la web, la pregunta que me asaltó mientras descubría a cierto medio con páginas  a todo color en su versión impresa, era si aquella resultaba la manera de ponerlos o si debíamos hacerlo como la realidad en sí misma, es decir, las páginas tal cual circulan en los periódicos que imprimimos a diario.

¿Hasta dónde mantener la autenticidad del medio original? ¿Estaremos falseando la realidad al poner un PDF a colores, cuando el periódico circula a dos tintas? ¿Lo hacemos porque se ve más bonito? ¿La imagen de quienes no conozcan la realidad nacional no puede estar falseada ante tal acción?

Habría muchas otras preguntas, pero me gustaría conocer las opiniones de quienes tienen inquietudes cercanas a esto que comento. Los espero como siempre.

Be Sociable, Share!

2 pensamientos en “Los colores de la autenticidad

  1. avatarPolO

    Creo que para entender la realidad, primero hay que aclarar si es la impresa o la virtual.
    PDF (Portable Digital Format) se concibió para mover documentos a través de diversas plataformas (Windos, Mac, Linux)digitales.
    No veo necesidad de reproducir en la realidad PDF, las limitaciones del papel o de determinada impresión; porque PDF no es una fotocopia, es un animal distinto.
    La confusión quizás se derive de que hoy las prensas usan el PDF.
    Incluso si en Cuba se imprimiera en CMYK, el PDF que veríamos en pantalla, saldría en RGB; o sea en un rango de colores totalmente diferente.
    Así que seguirá siendo imposible ser “fiel” a la copia impresa.
    El meollo del asunto es entender “que la Web es un nuevo lenguaje”, como dice el anónimo 9:45AM.
    Y pienso también que Penúltimos Días es un sitio del que deberíamos aprender: Ese sitio lo lleva un solo periodista, y funciona como si detrás hubiera un team trabajando a toda máquina.

  2. avatarAnonymous

    No cabe duda de que la web es un nuevo lenguaje, o al menos la posibilidad de una nueva “gramática” que integre video, texto, audio, y sobre todo, que otorgue un tipo especial de “profundidad” al texto periodistico a traves de los enlaces.
    Te recomiendo el sitio Penultimosdias.com, que me parece un buen ejemplo del uso de las posibilidades de Internet para mostrar un abanico de información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*