El seguimiento noticioso en Internet

Podemos estar seguros que no hay una vía con mejores posibilidades para ofrecer seguimiento noticioso, que Internet.

Repasemos los llamados medios tradicionales, examinemos sus comportamientos y rutinas y evaluemos sus desempeños históricos y llegaremos a la conclusión que en la web, el tan socorrido seguimiento puede lograr la efectividad que casi nunca se logra en el resto de los espacios a los que nos acostumbramos durante muchos años.

Y podrá parecer una verdad de perogrullo esto que comento, pero un vistazo a las posibilidades, escenarios y rutinas que nos abre la llamada red de redes, a lo que se suma el desarrollo de la tecnología asociada a ella, indica que todo está puesto ahí para que los profesionales de los medios cumplamos con esa máxima, la cual, por cierto, al menos en nuestros contextos, se viola con bastante frecuencia, ya bien por la falta de previsión de quienes organizan la producción periodística desde sus inicios, así como por los responsables de dirigir el flujo y los procesos noticiosos en los diferentes espacios dedicados a ellos.

En la llamada prensa impresa, el proceso de continuidad noticiosa se da en períodos bastante largos, determinados por los horarios de cierre y las salidas de los periódicos, que siempre tendrán un intervalo bastante amplio entre un reporte y otro.

En la radio, que si bien es un medio presto para dar un seguimiento noticioso continuo, en no pocas ocasiones las noticias se “amarran” a determinados espacios especiales para ellas, como son los noticieros y también en no pocas ocasiones, ni siquiera quienes tienen la responsabilidad recuerdan que el seguimiento noticioso es casi una condicion intrínseca a ese medio.

En cuanto a la televisión, igualmente sucede que sus estructuras de información subordinan lo más importante a los noticieros fijados para horas específicas y si bien pueden dar seguimiento a las noticias, casi siempre lo hacen de una emisión a otra o de un día a otro, pues la complejidad de la producción, rara vez da espacio para la improvisación o “salirse” del guión.

En cambio, en Internet, no hay que esperar al otro día para ver la continuidad de la noticia en un periódico, ni hay que encender el radio o la televisión para escuchar la noticia en un noticiero u otro espacio informativo. No, en la web, podemos dar un seguimiento noticioso continuo si organizamos bien nuestros procesos de producción periodística, si quienes lo dirigen piensan en futuro y se quitan de encima los lastres de las rutinas afianzadas por los medios tradicionales, si se acaba de interiorizar que en estos espacios, las redacciones están abiertas las 24 horas del día, los siete días de la semana y los 365 días del año. Por eso, creo, que no hay mejor espacio para el seguimiento noticioso que Internet. Queda en nosotros poder aprovecharlo eficientemente.

Be Sociable, Share!

Un pensamiento en “El seguimiento noticioso en Internet

  1. avatarNorma

    Les regalo esto que escribí, disculpe la intromisión en su blog

    Para ser feliz en el nuevo año
    Norma Ferrás Pérez

    Cada vez que se acerca un fin de año los seres humanos tenemos la tendencia de pensar en los planes futuros para el año nuevo, si lograremos grandes cosas o si simplemente será otro año más, sin grandes pretensiones ni expectativas.

    Sin embargo, lo más importante en la vida no es realizar cosas extraordinarias, sino hacer cosas comunes de manera extraordinaria, con el deseo de entregar lo mejor de ti.

    Pocas veces las personas se detienen a pensar en sus logros, y en su afán de sueños imposibles o inalcanzables, no valoran lo que tienen, no disfrutan el presente, ni aquellas pequeñas cosas con las que se nutre la verdadera felicidad.

    Recientemente leí que los seres humanos suelen aburrirse muy rápido de ser niños y quieren crecer rápido, para luego desear ser niños otra vez; ansían el futuro y olvidan el presente y así no viven ni el presente ni el futuro, viven como si nunca fueran a morir y mueren como si nunca hubieran vivido, y desperdician la salud para hacer dinero y después pierden el dinero para recuperar la salud.

    Las personas debieran aprender que lo más valioso en la vida no es lo que tenemos sino a quien tenemos. Una persona rica no es quien tiene más sino quien necesita menos, el dinero puede comprar todo menos la felicidad, el físico atrae pero la personalidad enamora, quien no valora lo que tiene algún día se lamentará de haberlo perdido y quien hace mal recibirá su merecido.

    No significa que todas las personas sean de esa manera, pero es cierto que una buena parte de la humidad vive con el afán de alcanzar cosas materiales y no valoran las cosas importantes de la vida, por lo que nunca son verdaderamente felices.

    Sin dudas, en este tema, como en ningún otro, nadie tiene la verdad absoluta, solo expondré mis valoraciones y espero que cada cual haga las suyas sin juzgar a los demás.

    A mi juicio, para disfrutar cada año, lo primero es vivir a plenitud cada momento de la existencia, no caer en la monotonía, no detenerse ante las adversidades; quizás debamos arrepentirnos de haber cometido algún error, pero peor es arrepentirse por lo que dejamos de hacer.

    También todos debieran perdonarse y perdonar a los demás. Hay que perdonar para sentir paz y olvidar todos los recuerdos tristes o desagradables. Evitar la ira y el rencor, la primera te lleva por caminos violentos en los que puedes decir o hacer daño a los demás y el rencor no te deja vivir en paz y armonía, y ambas afectan mucho la salud física y emocional.

    Tampoco debemos permitir que las preocupaciones se adueñen de nuestras vidas. Hay personas que se pasan la vida pensando en lo malo que está por llegar y viven agobiados con algo que quizás nunca ocurra. Además, hay cosas que están fuera de nuestro alcance y no las podemos resolver.

    Debemos tener mente positiva ante la vida, no pensar en cosas malas; amar, no hacer daño a los demás, reír pues la risa es salud; valorar cada pequeña cosa que nos ocurra, por insignificante que parezca.

    Disfrutar el amanecer, una puesta de sol, la risa de un niño, su capacidad de hablar y ser elocuentes para su edad, una mirada de afecto, un beso, una mano que te tienden en los momentos difíciles, tener familia, amigos.

    Deleitarse con un buen libro, una buena película, la música, una nueva flor en tu jardín o del vecino, el mar, los árboles, las estrellas y cuidar el medio ambiente, para que nuestro planeta no muera.

    Valorar que tienes salud, que estudias o trabajas, y también por qué no, luchar por una vida más próspera, o simplemente alegrarte porque el mundo no se acabó y aun sigues aquí para empezar un nuevo año, y continuar en busca de la verdadera felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*