Citar fuentes sin tener miedo

De lo que escribo hoy, podrá parecer para algunos una verdad de Perogrullo, pero en la era de las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, la “competencia” para quienes nos dedicamos al Periodismo, puede resultar, de alguna manera y por momentos, algo difícil.

Traigo a colación este tema, pues hoy más que nunca, cuando el famoso San Google se nos hace cada vez más cercano, y casi nos convertimos en rehenes de él para la búsqueda primaria de información, no podemos pecar, en los medios de comunicación, de ingenuos y cometer pifias que en cualquier momento algún lector “avisado” no las puede señalar.

Y ese lector puede actuar así por varias razones. La principal, desde mi perspectiva, es que si bien antes la búsqueda de información para una persona alejada de los medios, debía transcurrir en bibliotecas, centros de documentación o lugares similares, mientras el periodista tenía en sus manos información exclusiva, única, de primera mano, pues accedía a fuentes solo disponibles en las redacciones, como por ejemplo, las agencias de prensa u otras variantes de obtención de información como televisoras, etc, hoy el panorama, con la llegada de Internet y todo cuando a ello viene aparejado, es totalmente diferente.

Porque ahora, el acceso a la red de redes pone casi en igualdad de condiciones al profesional y al lector. La diferencia estaría en las competencias profesionales de cada cual para asumir el acto comunicativo, pero incluso, siendo esto verdad, la irrupción de Internet en la vida moderna y las complejidades que ha sumado desde todos los puntos de vista, han hecho temblar muchos conceptos hasta ahora intocables en el ámbito de la comunicación.

Sin embargo,  sigo apostando, quizá demasiado aferrado a pensamientos tradicionalistas, a que los profesionales de los medios no han perdido la batalla de la comunicación por Internet, pero las distancias entre estos y sus potenciales receptores parece acortarse con el paso del tiempo y la velocidad de los cambios que la nueva era va imponiendo.

Por ello creo de alta prioridad, hoy más que nunca, el constraste de las fuentes que utilizamos para cualquier trabajo periodístico y además, abogo por un correcto uso de estas. Es decir, no puede ser que el primer resultado que obtenga en mi búsqueda primaria, sea tomado como único e indiscutible, porque fue lo primero que apareció en la caja del San Google.

Necesitamos, cada vez más, estar seguros de qué fuentes utilizamos y si realmente es confiable, seria y profesional;  evitar que nos “embarque”, porque fue lo primero que “apareció” cuando requerí información sobre un tema determinado.

El tema de las fuentes en el Periodismo ha sido muy debatido en círculos académicos y en las propias redacciones y existen tendencias y maneras de ver el asunto.

Para ciertos profesionales, las fuentes son cosa de poca monta o algo secundario; para otros, citarlas se convierte en una obsesiva protección ante cualquier señalamiento posterior.

Entonces, lo importante, es ir más allá de cualquiera de estas apreciaciones y ser, ante todo, profesionales en nuestro trabajo.

Si, porque lo que debe marcar la labor de cualquier profesional en los medios es su apego a la verdad, y su humildad para cada trabajo que realiza.

No estoy clamando, como alguien me dijo hace poco, que ante cada frase o palabra extraída de un texto consultado, detrás aparezca un número para la referencia al final del artículo periodístico.

Si creo que las fuentes deben utilizarse en la justa medida que lo requieren, sin excesos, pero no obviarlas, sobre todo cuando son necesarias para la confirmación de datos, la explicación de novedades y la seguridad de que lo que estamos diciendo es ciertamente así y no de otra manera.

Sobre el uso de las fuentes hay mucha tela por donde cortar, invito a otros que se embullen a realizar sus trazos y opinen aquí qué piensan sobre ello.

Be Sociable, Share!

8 pensamientos en “Citar fuentes sin tener miedo

  1. avatarGualterio Nunez Estrada

    Un ejercicio interesante para los periodistas cubanos es seguir en tiempo real los cables sobre las armas cubanas en el barco coreano detenido en Panama hasta el momento en que la vocero de La Casa Blanca declara que esto no afecta las conversaciones entre Cuba y Estados Unidos porque es un problema de Naciones Unidas y las sanciones sobre Corea del Norte, se Deben analizar al respect medios como “El Nuevo Herald”, “El Pais” en una serie de reportajes alrededor del tema, la CNN en espanol, seria interesante como trabajo de campo y tirar tablas matematicas con las informaciones sobre el tema con la ayuda de la Universidad de Ciencias Informaticas tomando como referencia la declaracion oficial de Cuba. ? Para que hariamos esta investigacion a nivel cientifico? La hariamos hasta que la declaracion official concuerde con los hechos probados por la parte panamena y de Naciones Unidas para saber el nivel o por ciento de credibilidad de cada medio o agencia de cables, esto nos daria una table a nivel nacional de confiabilidad de Fuentes del extranjero debido a que saldrian a la luz las Fuentes de medios internacionales mas confiables en la transmission de noticias, digo todo esto porque en 1977 fui alumno de post grado de la Universidad de Oriente y durante seis meses o mas estudiamos la referencia que es “La Voz de Los Estados Unidos de America” y sus modalidades en espanol. El post grado se llamo: “La transmission de noticias por radio” y en realidad fue una maestria que impartio el professor Lechuga. Este post grado me sirve como conviccion de que este tipo de investigaciones de Fuentes extranjeras se Deben periodizar cuando surjan informaciones algidas que promueban barrage informative de medios internacionales porque pudieramos elaborar un mapa interactive de evaluacion y devaluacion de Fuentes extranjeras que guiara a todas las redacciones nacionalmente. Interpretar cables y Fuentes es capital para cualquier medio de prensa y esto oblige a los periodistas a trasladarse a las capitals y a ponerse en contacto con viajeros y diplomaticos nacionales y extranjeros para verificar que hay detras de un cable, es un trabajo constante y agotador que se pudiera minimizer con una tabla interactive y periodica de medios de prensa.

  2. avatarMarco Saenz

    JuventudRebelde
    presente

    Aunque no se trata de esta revista el comentario, si tiene que ver con medios cubanos, resulta que yo siempre veo la television cubana, cubavision itl, y hace como 2 meses que en mi reproductor de Windows media, no se escucha, solo se ve, (asi que me perdi el concierto de festejo de Fidel), podria ser mi computadora tal vez, pero con otros canales si se ve y se escucha,quisiera saber si Cubavision Itl, no apago algun interruptor de audio involuntariamente porque los televidentes extranjeros como yo, nos estamos perdiendo toda la programacion, como dije se se ve, solo que no se escucha (ahora mismo estoy viendo un programa de vampiros aqui en mexico 1:22 hrs).
    Saludos
    Marco Saenz
    12/ago/2011

  3. avatar100 % Gusan@

    “usar su agudeza para discernir entre la verdad y el error”… Con todo respeto, Rev. Leonides, esto vendría siendo una especie de censura discrecional administrada individualmente por el periodista.
    Seguro que si a tres de nosotros nos ponen a ver lo mismo discerniremos verdades diferentes.
    A mi juicio, hay que citar la fuente de la noticia. Esto es mandatorio. Bastaría con un “Según Fulano, que ocupa tal cargo,…”, o “Según Mengana, que presenció el hecho,…”
    Ahora bien, la cosa se complica un poco si el periodista va a referirse a opiniones ajenas porque sería difícil citar a cientos o miles de personas con una opiniones diferentes sobre un mismo hecho. En ese caso, podría citarse a los opinantes más visibles públicamente.

  4. avatarRev Leonides Penton Amador

    Si es cierto que sin documentos no hay historia,,tambien lo es,que sin las fuentes no hay noticias.La fuente es el manantial de donde emana el agua,que es el vocero, y el periodista quien la recoge y la comparte.Por lo tanto el periodista no puede ser un simple vocero que da ha conocer un acontecimiento,es más bien,el que la difunde en toda su pureza tal como la ha logrado conocer.

    Las fuentes son variadas y por lo tanto han de ser consideradas unas con otras para extraer toda la verdad posible.Para ello no solo hace falta la umildad,sino la valentía y el profecionalismo,que no puede hacer consecciones en detrimento del sagrado deber de informar objetiva y oportunamenbte.

    Hay situaciones en las cuales el periodista no puede tener libre entrada hasta donde se origina la noticia,y en otras las fuentes no son confiables.Es entonces donde tiene que usar su agudeza para discernir entre la verdad y el error.
    Los perioedistas no pueden hacer compromisos apriori con los emisores,voceros o entidades,que le tratan de poner condiciones su deber de ejercer la profesión con honestidad y total apego a la verdad.

    Las fuentes son muy inportantes para el lector de la noticia para poder hacer un juicio crítico sobre lo que el periodista le ha transmitdo,de lo contrario, no le queda más remedio,que confiar ciegamente en lo que se le dice,,con el peligro siempre latente, de ser obtivo de la desinformación,con el resultado de aceptar todo como se le dice y punto.

    Rev Leonides Penton Amador

  5. avatarRoberto

    Mi muy modesta opinión
    Casi siempre los grandes medios de la información son los que originan las grandes noticias y siempre detrás de esa información hay alguna motivación política, por lo que puede ser manipulada y a la vez regada como pólvora, ellos tienen el poder de la tecnología y el dinero…, muchas veces hasta verificando no se llega a la verdad, lo mejor sería estar en el lugar donde se origina la noticia

    Saludos

  6. avatarYordanis

    Hola amigo Pelayo, ante todo un saludos para usted, habíamos estado fuera por ello no comentábamos en este espacio.

    Gracias por sus clases, es por ellas que me he guiado y hoy realmente puedo decir que “me han ayudado mucho en mi medio”

    Con respecto al tema de este post. A mi juicio hay que citar las fuentes de donde sacamos las cosas.

    Hoy está muy de moda hacer compendios informativos de otros medios o agencias para publicarlos en nuestros sitios, en muchos casos no referenciamos y para el lector entonces somos los autores de esa información. Honor a quien honor merece… pienso que debemos reconocer como buenos colegas el trabajo de los demás.

    Al menos a mí no me gustaría ver un trabajo de mi medio en otro sin referenciar o citar mas no hay que llegar a los extremos, pero considero que profesionalmente los medios merecen respeto por ende citarlos.

    En último caso si no voy a citar la fuente y tomo íntegro el artículo yo pondría a su autor -Por: XXX YYY ZZZ- mas si tomo solo una parte pondría -Con la información: XXX-

    Gracias por estos artículos amigo, Un saludo desde la UCI.

    Recuerde que está invitado a pasar por acá cuando desee. Muchos estamos deseosos de intercambiar con usted sobre los medios y de mostrarle los nuestros en esta cuidad Digital.

    Ing. Yordanis Rodríguez
    Universidad de las Ciencias Informáticas.

  7. avatarGualterio Nunez Estrada

    Manejar fuentes, partiendo de los cables, los mas sensibles, requiere sensibilidad, cultura general y asi y todo corres riesgos si no tienes una cadena de amistades vinculadas al mundo intelectual, diplomatico y de gente que viaja mucho. Lo mejor es especializarse en un area y conocerla a fondo entrevistando viajeros y nacionales. A veces la fuente no se puede citar porque corre riesgo de muerte y, la redaccion tiene que confiar en lo que tu dices. Las fuentes de internet tienen muchas limitaciones para el lector comun o un periodista de oficina, circunscrito a un circulo cerrado y sin experiencia previa al menos con personas que viajan o hayan viajado al exterior con frecuencia.

  8. avatarcastrucciocastracani

    Schopenhauer, especie de psicoanalista de escritores, publicistas y transmirores de pensamientos filosóficos, nos legó análisis sobre su posible clasificación, entre otros: “hay 3 clases de escritores, los que escriben sin pensar, los que piensan para escribir y los que escriben porque han pensado”.
    En Periodismo la cosa se complica porque la profesión apremia a publicar y en muchos casos a verificar la noticia, la procedencia del hecho noticioso y la credibilidad de las fuentes. Jamás se debería escribir “al dictado” de fuente única y menos cuando ésta detenta la autoridad. Una aproximación al ideal estaría (será por mi propia deformación profesional) en aplicar los usos de la profesión médica ante la publicación de sus hallazgos o investigaciones. Pero sé que es mucho pedir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*