Archivo de la categoría: General

Intercambios

Los periódicos siempre han sido espacios de intercambios de correspondencia. Cualquier medio que se respete tiene entre sus principales secciones, una dedicada a pulsar la realidad desde la mirada del lector. En la prensa nacional cubana, para bien, en los últimos 15 años nacieron espacios con diversas frecuencias, cuyo objetivo esencial ha sido ofrecer a los lectores la posibilidad de exponer sus criterios en espacios institucionales, ya bien a partir de quejas, sugerencias o reflexiones.

Sin embargo, con la llegada de las nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, espacios como el ya citado han tomado otros rumbos y si bien muchos medios trasladaron hacia los sitios virtuales rutinas propias de los medios impresos, la posibilidad de introducir comentarios en las noticias en las noticias de prensa, ha abierto otras maneras de comunicación entre las publicaciones y los lectores y entre estos entre sí.

Ahora que acaba de concluir la Serie del Caribe de Béisbol y ante el sonado fracaso del equipo de Ciego de Ávila en esta competición, y el abandono de Yuliesky y Lourdes Gurriel de la selección cubana de béisbol, se multiplicaron en Granma los comentarios a las noticias nacidas de estos acontecimientos noticiosos y como era de suponer, una tendencia que viene dándose hace tiempo, pero en menor escala, se multiplicó de manera exponencial.

Ya los asiduos lectores a estos espacios de la publicación no solo opinan, disienten, ofrecen criterios, critican, cuestionan tanto lo publicado por el periodista, como la propia noticia en sí, sino que ahora han probado a intercambiar y comunicarse a través de los comentarios en la web con otros lectores, y además de haber convertido el espacio en un foro de debate, sienten que ese también es un lugar para “conversar” entre ellos.

Y entonces uno aprecia que se dirigen a personas directamente, les hablan de diversos sucesos o del mismo comentario hecho por el aludido, a la espera que el moderador del medio, entienda y cumpla con su nueva función de intermediario ya no entre el medio y el lector, sino entre lectores de una misma noticia, que casi seguro solo se conocen porque tuvieron como lugar común la caja de comentarios del periódico Granma.

Por ahí anda entonces una nueva forma de comunicarnos en las actuales condiciones de desarrollo tecnológico. Aquí no media un teléfono celular, ni llamadas por Imo, ni video llamadas por Internet, ni nada que se le parezca.

Se trata de la utilización de un medio de prensa, que “abrió” sus puertas a los lectores para que opinaran, y algunos de estos, lo hicieron ir más allá. Ahora es también un espacio para el intercambio entre quienes se mantienen fieles a un tema y a un medio. Quienes trabajamos entonces en este mundo de la información y las tecnologías, tenemos que comprender el significado de tal actitud y como tal reaccionar y responder. ¿Qué es lo mejor que puede hacerse en casos como este? ¿Publicamos el intercambio entre los lectores o solo entre estos y quienes trabajamos en el medio?

Es un asunto para meditar. Los invito a ofrecer aquí sus opiniones, luego de una ausencia larga en este espacio, la cual aspiro no vuelva a repetirse. Aquí están también las puertas abiertas.

Cuando la noticia está en el comentario

“Y Polonia gana el mundial en 4 sets 18 a 25, 25 a 22, 25 a 23 y 25 a 22, justo ganador”.

Así escribió en la caja de comentarios de una información sobre el Mundial de voleibol, rama masculina, un internauta de Granma y con ello dio “el palo periodístico” al revelar quién se había coronado en el campeonato de la disciplina con sede en Polonia.

Pudiera parecer intrascendente el hecho de que un lector sea quien ofrezca la valiosa información, pues con la interconexión mundial en la que vivimos, muchas noticias “vuelan” más rápido que el más moderno de los aviones.

Sin embargo, traigo a colación el hecho por lo significativo que resulta como ejemplo de cómo van cambiando las dinámicas de la comunicación a partir de las posibilidades que ofrecen hoy las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Pensemos por un momento que tiempos atrás, antes de la llegada masiva de las tecnologías, quien primero informaba era el medio de prensa, que tenía acreditado a un periodista, al que se le paga porque cubra la información, le ofrece los recursos a su alcance para que pueda realizar la cobertura, etc, y por esa vía, es decir, el profesional entrenado para tales lides, siempre nos enterábamos del resultado.

Ahora, un lector ha colgado un breve texto de 23 palabras en la caja de comentarios de una noticia de Granma, y nos ha dado la noticia, sin que medie, en este caso, la función social del periodista, como tradicionalmente lo hemos visto.

Hace poco, igualmente, en una nota sobre este deporte, otro internauta o no sé si el mismo de la ocasión que narro, fue describiendo, segundo a segundo, los pormenores de uno de los partidos del mundial de voleibol, y lo hizo en la caja de comentarios de una noticia relacionada con el evento y Granma fue publicando los resultados de aquel partido por esa vía.

Ello nos lleva a hacernos varias interrogantes. ¿Por qué no fuimos capaces, como medio, de hacer lo que el lector pudo hacer? ¿No tenemos capacidad o nos falta emprendimiento? ¿Perdemos el monopolio de la información ante acontecimiento tales? ¿El famoso y muy comentado periodismo ciudadano se impondrá en el futuro de esta profesión? ¿Hasta dónde estaremos dispuestos a “ceder” en la primicia de las noticias? ¿Estamos conscientes de las amenazas que imponen sucesos de esta naturaleza?

Es verdad, que por otro lado se corren riesgos ante la veracidad o no de la información que nos ofrecen, pero en esta ocasión el lector demostró seriedad, puesto que al final el resultado era tal cual nos lo estaba diciendo.

Las preguntas podrían ser muchas otras. La realidad es que mientras más lentos seamos desde los medios en ofrecer visiones como esta, y no palpitemos y conozcamos a fondo que la instantaneidad es ya intrínseca a los modos de hacer del Periodismo actual, poco podremos hacer ante situaciones similares y siempre habrá alguien que nos dé el “palo periodístico”, ya bien desde su móvil o bien, como en este caso, desde la caja de comentarios de una noticia publicada en Granma.

Nada, algo más para meditar entre quienes estamos inmesos en el mundo intenso del Periodismo y la comunicación. Otra alerta ante los desafíos futuros, otra señal para tomar en cuenta. Ya, hace mucho rato, perdimos el monopolio, debemos tener cuidado, podemos perder la esencia misma y podríamos quedarnos en nada. Pensemos.

Resistencia. Entre lo analógico y lo digital

Después de unos meses alejado de mi blog, vuelvo hoy con un tema que se está haciendo recurrente en la redacción y en otros espacios, y que tiene que ver con la reacción de los profesionales ante lo nuevo. Lo veo como la gran paradoja entre lo analógico y lo digital.

Y podrá pensarse que siempre todo lo nuevo es bien recibido y aceptado por quienes a la postre resultarán beneficiados, pero no es así. La resistencia es el peor enemigo que tienen las ideas renovadoras.

Y advierto que por mi propia edad no soy un nativo digital, sino alguien en el tránsito desde lo análogico -oh, aquellas máquinas de escribir que eran un sueño en los 80- hacia una cultura digital sin la cual difícilmente pueda uno imaginarse el presente y mucho menos el futuro.

Sin embargo, a veces sorprende que esos mismos llamados y reconocidos como nativos digitales, sean los primeros en oponerse férreamente a todo lo que pueda significar renovación, nuevos aires.

¿Por qué? Pues creo que no solo basta con ser de una generación que nació con la computadora y el mundo digital intrínseco, hace falta sobre todo un pensamiento abierto a los cambios, una mirada desprejuiciada, voluntad para la asimilación de conocimientos que puedan enriquecernos, deseos de sumarse a lo que pueda mejorar nuestras rutinas de trabajo.

Sin embargo, cuando sucede lo contrario, es decir, cuando la resistencia al cambio encuentra seguidores que solo indican su desacuerdo porque sí y nada más, debe preocuparnos, entonces, que no estemos todos preparados para hacer entender lo que se piensa y o defiende con vehemencia.

Y yo me preguntaría, solo por citar un ejemplo. ¿Qué es más sencillo y práctico a estas alturas, para trabajar dentro de una organización cualquiera interconectada entre computadoras, trabajar por una red y acceder por carpetas a la información, con todo lo enredado que se vuelve ese proceso, o hacerlo en un entorno web, sobre bases de datos, con un buscador que devuelva en milésimas de segundos múltiples informaciones que necesitamos?

Más que la respuesta que yo pueda ofrecer, me gustaría que otros con más conocimientos ofrecieran sus puntos de vista. A estas alturas, ya casi no es importante ser nativo digital o no, creo que lo imprescindible es tener una mentalidad que se adecue a los tiempos que vivimos, marcados por una influencia de lo digital cada vez más creciente, en lo que muchos estudiososo llaman la Sociedad de la Información y donde las herramientas que surgen cada vez simplifican más las maneras de acceder a sus prestaciones.

Sería muy saludable que las resistencias quie se interponen entre lo analógico y lo digital, no aparezcan por caprichos o desconocimiento, que el freno no venga de las mentes y las voluntades, sino y en última instancia de las limitaciones tecnológicas. Así pudiera entenderse cualquier oposición a lo nuevo y más moderno. Lo otro, es negar el desarrollo y por consecuencia el propio futuro.

Los engaños de Word y la edición de prensa

Todos sabemos las “facilidades” que ofrece Microsoft Word para quienes utilizan el procesador de textos más popular en el mundo. No voy a describir aquí sus bondades para la edición de materiales, la corrección, la utilización de diferentes estilos, para diseños, manejos de correspondencias, utilización de sinónimos, etc. Habría que dedicar a alguien, porque sus inventores seguro no lo harán, a que nos diga cuántas son las funcionalidades que ofrece esta herramienta de uso continuado y común en todas las partes de este planeta, por supuesto, computadora mediante.

Sin embargo y ya una vez abordé el tema en este mismo blog; las tecnologías también nos tienden algunas trampas y para ellas debemos estar preparados. No confiar plena y ciegamente en ellas es quizá el mejor antídoto para no caer en su engaño, que nos puede llevar a cometer errores que después no tienen solución si encontraron el fin en una edición impresa de cualquier publicación.

En este post solo voy a hablar, a manera de alerta para quienes trabajamos en el mundo del Periodismo, sobre la necesidad de no confiar plenamente en las posibilidades que ofrece Word para corregir las palabras, que, según el procesador, están mal escritas.

¿Cuántas veces no hemos escrito una palabra bien, y el dichoso programa nos la marca en rojo, o la pone en azul, porque para “él” existe una mala conjugación? ¿No hemos sido víctimas de errores en la escritura de nombres y apellidos que el “querido programa” no reconoce, como por ejemplo el mismo apellido de este escribidor, el cual Word reconoce como Ferry y no como Terry? Es verdad que ofrece la posibilidad de agregar la palabra desconocida para que pase a formar parte de su “diccionario”, pero ello no elimina per se la posibilidad de la equivocación, sobre todo cuando el uso de la PC no es exclusivo de una sola persona y es múltiple el escenario donde se puede actuar.

Ejemplos puede haber muchos otros, pero lo más importante es confiar en nuestras capacidades y nuestros conocimientos. Las tecnologías pueden abrirnos ciertos caminos, pero lo principal es la preparación de quienes detrás de cada una de ellas se sientan, en la seguridad de que nunca, por muy avanzado que esté, habrá herramientas que pueda sustituir nuestra formación profesional. Y además, ello debe ir acompañado, al menos en mundo del Periodismo donde interactúo, de otras prácticas, como la autoedición de los contenidos que creamos, paso indispensable que todo profesional debía asimilar. Es la capacidad primera que tenemos para darnos cuenta nosotros mismos de si hemos cometido alguna pifia.

Nos juega una mala pasada y no sabemos, luego, como distanciarnos de ella para mejorar lo que queremos.

Creo que sin demeritar el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones, lo más sensato siempre será confiar en nuestros instintos y nuestra formación cultural y académica, la cual, cada día debemos continuar cultivando. Solo así, los errores que Word “arregla”, no se convierten en errores que Word multiplica. Ahí les dejo la puerta abierta para que opinen y ofrezcan otras consideraciones.

¿Cómo rediseñar un sitio web?

Ahora que muchos conocen la nueva responsabilidad que asumo, la pregunta del título de este post me ha venido a la mente una y otra vez. ¿Acaso hay recetas para hacerlo? ¿Debemos partir de la improvisación y el empirismo? ¿Qué pasos deben darse? Sigue leyendo